miércoles, 14 de noviembre de 2018

..



Frases como "La ley de la selva", "los menos adaptados desaparecen" o "el pez grande se come al chico" son falsas. Los primates cuidan a sus crías con síndrome de Down, delfines se ocupan de heridos, elefantes esperan a lentos y mayores o perros salvan a bebés humanos abandonados


Pablo Herreros Ubalde

martes, 13 de noviembre de 2018

...


Intenso deseo el que me producen tus labios
En las cenizas acampa esta pasión
Mil lazos me atan a tu piel
Hierve la sangre en cada pensamiento
El silencio me trae nuestras fantasías
Donde me olvido de mi soledad.


Sakkarah

lunes, 12 de noviembre de 2018

Las aventuras de la princesa Calva


Hoy os dejo un enlace que me gustaría que cuando entréis en él lo hagáis con la ilusión de ¡Voy a hacer algo fantástico! Es importante, es la oportunidad de ayudar a una buena causa. El puñetero cáncer entra en muchas casas y a veces se acurruca en los más pequeños.

Un amigo bloguero pide solidaridad, otro ya ha acudido en su ayuda haciendo publico también en su blog lo mismo que hago yo ahora y me encantaría que lo imitarais, que lo copiarais en vuestros blogs. Hace algún tiempo ya lo hicimos cuando una bloguera amiga nos lo propuso esperando que un amigo pudiera publicar su libro y lo conseguimos entre todos.

Por favor entrar en los enlaces azules, son tres.

Gracias porque sé que esto será un éxito entre todos. Yo lo he cogido del blog de Ester

...


El asfalto quemaba hasta llegar al corazón.


Sakkarah

..



"No ha quedado demostrado, ni mucho menos, que el lenguaje de las palabras sea el mejor posible" 


Antonin Artaud

domingo, 11 de noviembre de 2018

...



Pasé un tiempo intentando que el amor se ajustara a mis necesidades. Una lucha eufórica, que uno piensa que va a ser eterna; pero un buen día el ardor se desvanece.

Aprendí, que cuando hay amor, se ajuste o no a nuestras deseos, no muere. Ahora puedo amar más cosas, y mi mundo no se reduce a una obstinación; pero mi referente seguirá siendo el mismo sentimiento.


Sakkarah

miércoles, 7 de noviembre de 2018

martes, 6 de noviembre de 2018

...


Batalla de los sentidos
Intenso y alegre fluir de caricias
Tu savia, recorriendo mi cuerpo, me da vida
Veneno que hace fiero mi corazón
Me azota el sentimiento
Me empuja hacia el abismo de la locura
Hasta dejarme exhausta, laxa.
El amor toma fuerza en mis venas
Corre sin sosiego recorriendo mi piel.


Sakkarah

lunes, 5 de noviembre de 2018

domingo, 4 de noviembre de 2018

Un día más




Un día más, 
un día espeso que ya se despide. 
No hay herida, solo un vacío sin fin. 
No es bueno esperar mucho de la vida, 
En realidad se lo que hay. 
No acotaré el campo, 
quizá pasee de espaldas al horizonte. 
En el aire se siente la oscuridad, 
pero no me cubro.


Sakkarah

..


“La claridad sobre lo que importa proporciona claridad sobre lo que no”. 

Cal Newport

sábado, 3 de noviembre de 2018

...


Como leona pasaré mi lengua por tu piel
Lascivia de este amor apasionado
Vas a enloquecer en la inmensidad de la noche
Felina, rasgo tu piel aumentando el deseo
Tus labios en mis senos
Las manos pasean siguiendo el contorno de mis piernas.
Posees mi cuerpo cuando el alma está entregada
Me arrebatas y me llevas a la voluptuosa estancia del placer
Donde el corazón se desboca y la voluntad se pierde.


Sakkarah

viernes, 2 de noviembre de 2018

..


Sé por experiencia que si falta algo puedo conseguirlo si voy tras ello, si ahorro para comprarlo, si trabajo con tesón para merecerlo; pero jamás si espero a que me caiga del cielo. Desde luego también hay que tener suerte, aunque me he dado cuenta de que cuanto más trabajo, más suerte parezco tener. Además, parte de la felicidad está en la búsqueda de la misma.

Como decía mi tío Beni: " Noo es el azucar lo que endulza el té, sino el acto de removerla".

Sam Levenson

jueves, 1 de noviembre de 2018

Criaturas malignas (Relato de los jueves)

Esta vez conduce los relatos Juan Carlos, que ha propuesto escribir sobre criaturas malignas. Si queréis leer más relatos lo podréis hace en su blog: ¿Y qué te cuento?





Por un oscuro pasillo camina, perseguida del miedo.

Una música fantasmal envuelve todas las estancias, toda la vajilla baila y sus manos tiemblan sin poder controlarlas.

La habitación estaba oscura, el brillo de la colcha la hacía ubicar la cama. Se recostó, tapándose los oídos. Una vela se encendió con un simple soplo de aire

A través de la ventana se veía un cielo negro azabache, parecía que las estrellas se hubieran escondido. Sacó valor para asomarse, para poder pensar a pesar del pánico, y vio una pequeña luz andante; era una luciérnaga que caminaba feliz, ajena a todo. Un poco más allá, siguiendo su recorrido, pudo divisar el agua de un pequeño lago cercano.

Imaginó los monstruos más horribles, incluso su mente ilusoria, le hacía adivinar cadáveres que flotaban, como pedazos de cera dispersa por el agua.

El aire se volvió espeso, y un gran ahogo sentía en su pecho, como si unas huesudas manos oprimieran su corazón. Solo duró un instante…

La luz era cegadora, el ambiente dulce. No sabía quien era, no poseía recuerdos, no tenía futuro. Una soledad tierna la envolvía. Era muy feliz.


Sakkarah

martes, 30 de octubre de 2018

Carta de Kafka a Milena



Estimada Frau Milena: 

Usted se afana por la traducción en medio de ese sombrío mundo vienés. De alguna manera, eso me conmueve y me avergüenza. Supongo que ya ha recibido una carta de Wolff1 por lo menos, ya hace algún tiempo que él me escribió mencionándome esa carta. La novela corta Asesino, que según dicen aparece anunciada en un catálogo, no me pertenece. Es un error. Pero como, al parecer, es la mejor, quizá no se trate de un error, después de todo. 

De acuerdo con su última y penúltima carta, el desasosiego y la preocupación parecerían haberla abandonado en forma definitiva. Sin duda eso también alcanza a su marido. ¡No sabe hasta qué punto se lo deseo a ambos! Recuerdo una tarde de domingo hace años: yo me arrastraba por el Franzensquai, asiéndome de las paredes, cuando me crucé con su marido, quien marchaba en condiciones no mucho más brillantes: dos expertos en dolores de cabeza, aunque cada uno a su manera. No recuerdo ya si continuamos la marcha juntos o si cada cual siguió su rumbo. La diferencia entre ambas posibilidades no habría sido muy grande. Pero eso ya pasó y debe permanecer hundido en el pasado. ¿Lo pasa bien en su casa? 

Afectuosos saludos Suyo, Kafka
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...