jueves, 12 de febrero de 2009

Ella...



Ella hacía señales que nadie entendía. Su balcón le servía de pizarra del absurdo.

Cuando su tristeza la llevaba a la desesperación, colgaba una camiseta negra, y allí permanecía por un tiempo. Nadie se hacía eco de su señal, no la comprendían, y si lo hicieran, no era cómodo departir con gente triste.

Otro día, su camiseta era blanca, los vecinos pensaban que ya era hora, ya que la anterior había resistido demasiado a las intemperancias del tiempo. La blanca tenía el significado de la paz, no estaba la cosa para andarse con originalidades. Era el tiempo en que el dolor la abandonaba, y el alma descansaba de tanta fatiga pasaba. Momentos en que se encontraba pasota, no dejándose rozar por nada.

No tardó demasiado en lucir el color naranja, la camiseta colgada. En esos momentos se sentía feliz. Eran momentos de juegos, de risa, de misterio. Pena que estos colores no solían durar demasiado; pero aún había otro más intenso, la camiseta roja que hablaba de de su pasión. Nadie advertía sus señales; pero ella no podía tenerlo en cuenta en aquellos momentos tan intensos. Todo estaba iluminado por la fuerza de la vida.

Abrazaba su camiseta roja, para no cambiarla, para que los aires que pasaban como ráfagas, no tornaran su color en negro; pero siempre había algún vecino que tiraba un bote de pintura negra, o el hollín de su chimenea, poniéndola de nuevo del fatídico color.

¡Era tan lenta la rueda una vez que volvía a empezar…!


Sakkarah





16 comentarios:

  1. Hola ya toy aquí.
    Da lo mismo el servidor, lo importante es donde estás tu.

    Bueno pues lo de la camiseta blanca no funciona, para mi la mejor es la naranja, de hecho a mi me gusta escribir en naranja, solo que aquí es imposible. Siempre habrá alguien que quiera apagar los colores vivos, así que me quedo con la naranja por si alguien tira negro poder pintar encima de rojo valentino.

    ResponderEliminar
  2. Osane?

    Me alegro que estés por aquí.

    A mí el naranja es mi color preferido...

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  3. Pues mi color es el verde, pero mi armario de verano está lleno de naranjas.

    Graciosa casualidad la estética de tu nueva bitácora negra y naranja.

    Besos dulcemente cítricos.

    ResponderEliminar
  4. El verde es bonito, sí. El verde seco.

    El negro también me encanta.

    Sí, es una casualidad, jajajajaja.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  5. Ya ves, no importa donde te marches, te seguimos, yo al menos lo seguiré haciendo aunque ninguna foto mía aparezca en esa relación que con toda seguridad va a ser extensa.

    Curiosa manera de exteriorizar estados de ánimos esa de las camisetas y original relato, me ha gustado. Siempre habrá un vecino que manche de negro cualquier prenda que no sea negra, y es que la envidia es un mal muy extendido.

    Precioso tu nuevo sitio. Un beso madrileña preferida... o dos. Y ahora a la terraza a poner una camiseta color naranja.

    ResponderEliminar
  6. Que bueno, como te lo trabajas, animo mi niña, que tu eres la mejor. Abrazote de un costalero

    ResponderEliminar
  7. jeje.
    Odiolanieve, me encanta el sol naranja.
    Mila musuak

    ResponderEliminar
  8. Hola amiguita aqui estoy siguiendote, te quedó muy bonito este nuevo blog, que gusto, te dejo un abrazo que pases un feliz día.

    Alice

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias Viejofarero. Ya ves que no hay anera de meterte en los enlaces...Lo he intentado de todas formas.

    Escribiré a blogger a ver. En el otro tampoco puedo.

    Y sí que lo siento mucho.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  10. Jajaja, lo imaginaba, Osane.

    Este es más bonito.

    Muchos besos.

    Ya somos dos a las que nos encanta el sol naranja.

    ResponderEliminar
  11. Alicce, me alegra mucho que estés y que te guste.

    Muchos besos, guapa.

    ResponderEliminar
  12. Espero que tu balcón muestre siempre el color de la felicidad. Me alegro de que te hayas decidido a cambiar, pues en Blogia había días que era casi imposible comentar... y te está quedando precioso tu nuevo espacio, como tú. Un beso grande,
    V.

    ResponderEliminar
  13. Por eso lo he dejado, me tiraba horas para dar una respuesta.

    Muchos besos, me alegra verte aquí.

    Si me cambias el linck, te lo agradecería.

    ResponderEliminar
  14. Ya estoy aquí, me gusta cómo te está quedando este rinconcito, volveré tantas veces como me permita el poquito tiempo que tengo.
    El relato, muy bonito, con mucho corotido :-)
    Besicos.

    ResponderEliminar
  15. Me alegra, Anaán, porque me encanta verte.

    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...