sábado, 14 de marzo de 2009

Aunque no lo parezca...


Aunque no lo parezca, sí vale la pena ser como somos. Es como si formáramos parte de una intrincada maquinaria de relojería. Una pieza perfecta que hace que todo lo demás encaje, hasta con nuestras maldades, defectos, y desvaríos, somos realmente valiosos.

Saberlo hace que nos demos cuenta que al resto le sucede igual, y que es conveniente que las manecillas giren adecuadamente. Eso nos puede hacer ser mejores, o mirar al otro como un ser tan valioso como nosotros, o más.

Ha sido una manera fría de describirlo, pero todo es más sentimental que un simple tic-tac. Es como si la música vibrara cuando cada uno ocupa su lugar. Cada muerte, cada desprecio, es como un gallo de la soprano en su canto a la vida.

No quisiera ser yo una nota discordante.

Sakkarah



18 comentarios:

  1. Sakk yo creo que eres de las personas que cuando ocupan su lugar es como si la música vibrara, porque cuando leo lo que escribes presiento en cada sentimiento que dejas, captas el sentido del vivir, eso es maravilloso!

    ResponderEliminar
  2. Hola Sak, una de las mejores reflexiones... Cuando uno descubre su propia valía, es capaz de ver el valor del otro sin restricciones ni juicios personales.

    Chapeau, estrella!

    Un abrazo y una flor

    ResponderEliminar
  3. Qué palabras tan bonitas me dejas, Inés. Muchísimas gracias, me han hecho mucha ilusión.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Me alegra que te gustara, estrella guapa. Muchos besos y flores para ti.

    ResponderEliminar
  5. Preciosa, sin duda siento que hay personas con las que sintonizo especialmente bien, como es tu caso. Tú has llegado a formar parte de la armonía de mi mundo. Un beso grande,
    V.

    ResponderEliminar
  6. Me pasa a mi lo mismo contigo, Poeta, para mi eres precioso.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. "Conocer a los demás es sabiduria, conocerse a sí mismo es sabiduría superior"..Lao Tzu

    Y bajo esa premisa andamos por la vida, intentando dar prioridad al conocimiento de los demás, más que a nosotros mismos ¿cómo podemos entender a esos demás si no somos capaces de entendernos a nosotros mismos?... y si lo hacemos, es un logro que debemos, en parte, a los demás... incluso al mayor de los sufrimientos.

    Una serena reflexión que invita al equilibrio.

    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
  8. Gracias por tu reflexión, Margot.

    Un beso, guapa.

    ResponderEliminar
  9. Unas reflexiones llenas de sabiduria y sencillez, ser la nota discordante en un concierto sin pentagrama, en una canción que nunca se repite...
    bonitas metáforas.
    A mí también me alegra mucho verte aparecer.
    Una canción melancólica muy bonita, tienes gran acierto para seleccionarlas.
    Muchos besicos.

    ResponderEliminar
  10. Muchas gracias, Anaán , Me alegra que te guste la música que pongo.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  11. Yo también creo que somos eslabones d euna cadena, que unos somos por que es el otro, que todo está hilado. Por lo tanto, tú no puedes discordar:)

    Besos

    ResponderEliminar
  12. Precioso, la analogía de los lugares que uno y sus emociones ocupa con las armonías musicales es, simplemente, genial.

    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Hola:
    Nunca quieras parecer al que pasa por la calle, como bien dices, no merece la pena. Si algo somos es una luz viva, rítmica y única.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  14. Muchas gracias, Trini, y un montón de besos.

    ResponderEliminar
  15. Muchas gracias, Pedro, me alegra que te haya gustado.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  16. Sí, Jesús, somos esa luz tan bonita que describes...

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  17. Pues si, la diversidad es enriquecedora y cada uno es exclusivo y valioso en el engranaje de la vida.
    Muy buena reflexión.
    Besos

    ResponderEliminar
  18. Creo que somos más valiosos de lo que a veces pensamos.

    Muchos besos, Odiolanieve.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...