sábado, 14 de marzo de 2009

Aunque no lo parezca...


Aunque no lo parezca, sí vale la pena ser como somos. Es como si formáramos parte de una intrincada maquinaria de relojería. Una pieza perfecta que hace que todo lo demás encaje, hasta con nuestras maldades, defectos, y desvaríos, somos realmente valiosos.

Saberlo hace que nos demos cuenta que al resto le sucede igual, y que es conveniente que las manecillas giren adecuadamente. Eso nos puede hacer ser mejores, o mirar al otro como un ser tan valioso como nosotros, o más.

Ha sido una manera fría de describirlo, pero todo es más sentimental que un simple tic-tac. Es como si la música vibrara cuando cada uno ocupa su lugar. Cada muerte, cada desprecio, es como un gallo de la soprano en su canto a la vida.

No quisiera ser yo una nota discordante.

Sakkarah



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...