lunes, 2 de marzo de 2009

Cayeron las palabras.


Cayeron las palabras como semilla para una nueva primavera, pero los silencios quedaron incrustados en mí ser como diamantes en una corona de vacío e impotencia.


No puedo limitar un corazón que se desboca, que es rebelde y tonto; y con mis dedos intento trazar paciencia entre la arena del tiempo.

Ya no quedan sonidos en el recuerdo. Un inmenso desierto cubrió la distancia, y el silencio es la vara mágica de la soledad.

El pasado es una llama inmensa que cubrió de cenizas la memoria.

Sakkarah



33 comentarios:

  1. El viento se lleva las pavesas de ese pasado, pero... ¿todas?
    Un saludo nuevamete.

    ResponderEliminar
  2. Jesús, es que el viento haga una buena labor...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Aunque nos parezca mentira en ciertos momentos, es verdad que los recuerdos, algunos, se vuelven cenizas o, al menos, dejan de quemar...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. í, Trini. Imagino que el tiempo hace su labor.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. el tiempo no cura,no borra el recuerdo,solo nos enseña vivir con el pasado,por sea acaso,si las cenizan resuscitan.
    que sabio el tiempo...
    besitos muchos.

    ResponderEliminar
  6. Hojas del alma, quizá tengas razón en que no se puede olvidar...Pero, efectivamente, se aprende a vivir con todo.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  7. Sí se puede olvidar, aunque no a voluntad.

    Los vendavales suelen llevarse las cenizas por grande que fuera la hoguera. Incluso ciertas brisas, sin interrupción, día tras día...

    Besos fogosos o aireados o simplemente besos.

    ResponderEliminar
  8. Muchos besos para ti, de esos tan bonitos, Juanjo.

    ResponderEliminar
  9. Vaya, no estoy muy al dia y no se si te llego. Lo vuelvo a enviar, disculpas por mi torpeza. Espero que te guste:
    "Recuerda que sabes volar,
    que sólo tienes que ponerte de puntillas,
    respirar hondo,
    tomar impulso con el cuerpo
    y desearlo con el corazón.

    No es fácil,
    ni difícil:
    se trata, sencillamente,
    de algo que siempre has sabido hacer,
    de tu propia naturaleza.

    Recuerda que sabes volar:
    que sólo tienes que dejar que la memoria
    de tu cuerpo y la de tu corazón
    se encuentren con tus alas."

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  11. anónimo, es precioso...Muchísimas gracias por ponermelo.

    Mil besos.

    ResponderEliminar
  12. Hola de nuevo, veo que llegó mi segundo mensaje pero no el primero. Decia que de vez en cuando suelo pasar por tu mundo y hoy no se todavia porque razón me decidí a enviar unas letras que son de Berna Wang, tal vez porque noté tristeza en las tuyas,
    ....recuerda sabes volar........
    hasta pronto

    ResponderEliminar
  13. No sé quien eres, Anónimo; pero me encantaría que siguieras pasando por mi mundo, y me siguieras dejando unas letras...

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  14. Ahora estoy en él...........

    ResponderEliminar
  15. Jajajaja, Anónimo, pues dime quien eres. Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Hablando de besos:::::::

    No sé de qué color son los besos – dijo ella
    - Azules - afirmó él mientras miraba sus ojos

    - ¿Y a qué sabe tu boca? Preguntó ella.

    - A ti - pensó él. Y la recorrió entera.


    El semáforo se puso en rojo y continuaron su camino en silencio.



    Sonia Aldama

    ResponderEliminar
  17. ¡Qué preciosidad, anónimo. Si no te importa, en cuanto tenga tiempo, las pondré en el blog.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  18. no me importa en absoluto, solo hay que poner de quien son para no herir sensibilidades

    ResponderEliminar
  19. Eso siempre lo pongo, y cuando no lo sé, pongo desconocido.

    Para mí es importante el respeto a la autoría.

    Un beso, y muchas gracias.

    ResponderEliminar
  20. no hay que agradecer nada, solo era un tímido y respetuoso intento de animarte

    ResponderEliminar
  21. Pues te lo agradezco mucho, de verdad...

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  22. Hola, Sakkarah, puedes parte por mi blog poquehay un premio para ti.
    Saludos desde La ventana de los sueños, blog literario.

    ResponderEliminar
  23. Qué qué hago, anónimo?

    Un beso.

    ResponderEliminar
  24. Muchas gracias, Anabel...Ahora mismo paso.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  25. Y siempre caen las palabras, en recuerdos, en memorias... Bellísimo tu escrito. Te lo aplaudo.

    ResponderEliminar
  26. Muchas gracias, Salvador. Me alegra que te haya gustado.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  27. Supongo que es como la arena fina del Sahara, aun después de lavar la ropa, al tocarla sigue habiendo arenilla, cuesta mucho hacerla desaparecer.

    Pos nada a la lavadora otra vez!!!.

    Arriba los corazones!!
    Petonets

    ResponderEliminar
  28. Pues me iré a la lavadora otra vez...

    Un beso muy grande, Odiolanieve.

    ResponderEliminar
  29. Precioso escrito ocn un final contundente. Aunque veo que he tardado mucho en volver, he llegado a tiempo de leer estos pequeños tesoros que nos regalas. Gracias y recuerda que debajo de las cenizas de la memoria resquebrajada queda el calor de las brasas de los recuerdoa apasionados.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  30. Muchas gracias por tus palabras, Anaán, te voy a echar la bronca por tardar tanto, jajaja.

    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...