viernes, 20 de marzo de 2009

Me gusta la palabra...


Me gusta la palabra y la sonrisa. Admiro a las personas que la llevan constante. Es un signo de vitalidad, de fuerza en el vivir. También admiro a las personas que al hablar te envuelven con su verborrea, pero a pesar de ello, aunque no parezca coherente, me gustan esas personas de pocas palabras, y algunas de pocas sonrisas.

Dicen que la palabra tiene algo de divino y misterioso, y en los que las guardan para administrarlas bien, así es. Hay personas que con una sola palabra derriban todas tus barreras, o son capaces de adentrarte en un sueño. Al igual, una persona muy seria, si ves que sonríe, se ilumina todo, es como un milagro. Debe ser que, de tan extraño, conseguir su sonrisa es como llevarse un trofeo.

La palabra es poderosa, y a veces enigmática. Te hiere o te da la vida, y también te puede mantener intentando resolver cábalas. El silencio es como un abismo brumoso al que te asomas, e intentas ver que saldrá de la espesura. Te concentras para intentar escuchar lo que deseas, o a intentar sondear el pensamiento de esa persona que amas, o te preocupa de alguna manera. Una palabra entre las brumas puede convertirse en polvo de oro que atrapas con tus manos.

No se sabe a ciencia cierta donde está el conocimiento, si en la palabra, o en el silencio. Este último te da la profundidad de las cosas.

Todos contenemos las letras dentro de nosotros, y las hacemos salir insuflándoles significados arcanos que el resto deberá descifrar.

Sakkarah


14 comentarios:

  1. Querida, el uno y la otra se necesitan... Nuestros silencios dan valor a nuestras palabras y la vez las palabras explican los silencios. Yo también amo las palabras, pero casi valoro más una sonrisa y por eso procuro no perder la mía, ni siquiera cuando sufro. Un beso y una sonrisa tierna,
    V.

    ResponderEliminar
  2. No la pierdas nunca, Poeta...

    Tienes un humor bonito.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  3. La palabra y el silencio son lo más poderoso que tenemos. Atrapar ese polvo de oro que se crea entre pensamiento y pensamiento, entre sentimiento y sentimiento, pues ambos van de la mano, es donde creo que está el verdadero conocimiento.

    Me gustó mucho esta charla de las 21:36 y ese comentario del poeta.

    Besos y abrazos, a los dos!

    ResponderEliminar
  4. Me alegra que te haya gustado. Me encantan tus comentarios. Muchos besos.

    ResponderEliminar
  5. A veces las palabras se agolpan en mi pecho
    y sin embargo allá en mi pensamiento... tiritan en silencio.

    Aquí estoy después de una larga ausencia.
    Mis mejores deseos para ti y un abrazo afectuoso desde IMAGINARIA
    Besos para tu alma.

    ResponderEliminar
  6. >^-^< ¡Precioso! ¡si creo ke las palabras son divinas y misteriosas! También lo de la sonrisa, ke son ¡premios y llenan de luz el alrededor! pero el silencio no me gusta. Kisiera kreer ke no existe o no existira en un mundo ¡verdaderamente Divino! ¡Graaacias Preciosa! ¡Pasarla Bonito! >^-^<

    ResponderEliminar
  7. Leí por ahí que:
    "no abras la boca si lo que vas a decir no es más hermoso que el silencio".
    O que la sonrisa es la menor distancia entre dos personas.
    Es tan cierto, ojalá se diera así en la vida...
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Gerardo, espero qeu no estés mucho tiempo en silencio. Me alegra mucho verte, un beso.

    ResponderEliminar
  9. Me alegra que te gustara Odi, a mi el silencio me gusta a pequeños ratos nada más.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  10. Cierto, Inés, ojalá se diera así en la vida...

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  11. A veces el silencio es el más fuerte de todos los ruidos.....el silencio es más revelador que mil palabras.... Somos dueños de lo que callamos y esclavos de lo que decimos","Habla cuando las palabras sean tan dulces como el silencio"

    ResponderEliminar
  12. Yo estoy con Ody. Prefiero siempre las palabras.
    No me gustan los silencios, ni me gusta cuando en una conversación la gente para demasiado a pensar antes de dar una respuesta. Me gusta la espontaneidad, la improvisación del momento, creo que en ellos está la sinceridad. Los silencios me inspiran desconfianza. Aunque se por experiencia propia, que mejor me hubiera ido muchas veces si antes de hablar me hubiera parado a pensar, es lo que hay. Chis pun.
    Buena reflexión Sakk.

    ResponderEliminar
  13. Juan antonio, lo malo es cuando se esperan palabras, y sobreviene el silencio.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Odiolanieve yo, en los demás. prefiero las palabras.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...