jueves, 19 de marzo de 2009

Nuestras acciones.

Autor imagen: Antonio Delgado

Nuestras acciones dependen del pensamiento. El nos hace actuar, y ellas hablan de lo que somos.

Nuestro pensamiento lo rigen los estímulos, los sentimientos. Cada acción, una vez hecha, genera otro pensamiento. Es toda una cadena.

Es el pensamiento quien recrea lo que sentimos. Unos pensamientos después de haber pasado a la acción mueren, otros tienen tanta fuerza que quedan grabados. Somos un continuo renovarnos. Hay un nacer y morir perpetuo dentro de nosotros, pero siempre queda algún misterio por resolver, algo que no se rige como el resto.

¡Cuántas veces quedan grabadas en nuestro pensamiento personas que no tuvieron ninguna acción para que nosotros generáramos un estimulo y un recuerdo! Es como si la mente tuviera un escape, y no supiéramos el lugar donde se encuentra, de tal manera que nos es imposible dominarlo. Mas que escape, en este caso, una entrada.

Sakkarah



14 comentarios:

  1. Yo como Lobo que soy, no me dejo influenciar por la mente...sigo mi instinto salvaje...

    Un bocado...digo un beso.

    ResponderEliminar
  2. A veces es bueno seguir el instinto, al menos es lo más genuino.

    Jajajaja, un beso bocado para ti.

    ResponderEliminar
  3. hay una frase que dice:del dicho al hecho hay un corto trecho.
    somos lo que pensamos,aunque no siempre actuamos segun el pensamiento pero el escape como tu dices,puede ser una entrada.

    siempre habra misterio,y siempre nos hallamos en la eterna busqueda de algo.

    solo espero que esta renovacion,sea siempre para mejorar nuestra humanidad.

    me gusta.me dejas reflexionar.

    besitos.

    ResponderEliminar
  4. Sólo a veces el espíritu va del sentimiento al pensamiento; otras, el desplazamiento es en sentido inverso.

    Sea como fuere, cada cual se rige con sus propios mecanismos, pocas veces coincidentes. Recuerda aquello de que "el corazón posee razones que la razón ignora".

    Te echo de menos.

    Besos sentidos, desde el pensamiento.

    ResponderEliminar
  5. Pues hay personas en quienes no reparamos de entrada, pero sin darnos cuenta un día nos vienen al pensamiento y hasta descubrimos sensaciones que nos sorprenden sin saber por qué, ni como, ni cuando, ni donde.
    El pensamiento es libre y va a su bola, pero las acciones casi siempre tenemos la potestad de contraolarlas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Somos lo que pensamos, lo que vivimos, todo lo que tenemos lo hemos atraido con nuestro pensamiento, por algo dicen que la mente es la loca de la casa, es por ello q debemos cuidar lo q pensamos, pues eso vendra a nosotros, TODO lo creamos en nuestra mente y despues se hace realidad..
    simple ley de atraccion.
    besitos

    ResponderEliminar
  7. Y a mí me gusta tu reflexión, Hojas del alma. Muchos besos.

    ResponderEliminar
  8. Es ciento Juanjo, cada uno se rige con su forma de ser peculiar, y eso es lo bonito. Yo también te echo de menos. Eres un ser precioso.

    Muchos besos sentidos de verdad.

    ResponderEliminar
  9. Si, Odiolanieve, pero algunas acciones, a veces, salen incontroladamente, jajajaja. Eso yo, que soy muy primitiva a veces.

    Muchos besos, guapa.

    ResponderEliminar
  10. Seguro que si Katheryn. Aunque yo a veces creo que no tengo cuidado con lo que pienso.

    Muchos besos, no sé si verías un premio que había para ti.

    ResponderEliminar
  11. Hola de nuevo, hacia dias que no pasaba, como dice el refran "como muestra un botón" sobre la fuerza del pensamiento, espero que te guste y copartirlo claro

    Catar

    "Esta tarde me había recostado un rato porque tenía un fuerte dolor de cabeza y un comienzo de resfrío. Me dormí, y al despertarme, lo hice con una sensación de tristeza, esa que suele acompañar las siestas prolongadas. Pero enseguida tuve el pensamiento de que como el día aún no había terminado todavía podía suceder algo que me alegrara. Estaba por levantarme para venir a leer los mensajes, cuando sonó mi telefonino. Era un mensaje, pero el número que aparecía en la pantallita me era desconocido. Lo abrí y decía: «Al desearte un hermoso día, te digo: cierra los ojos y presta atención: en el aire hay un beso para ti.»


    No había firma. Estaba segura de que el mensaje no era para mí, pero tenía curiosidad así que respondí: «¿Quién eres?»


    A los pocos minutos me llegó la respuesta: «Pido perdón, he equivocado número.»


    Le volví a responder diciéndole que no se preocupara, pero que esperaba que esta vez el mensaje llegara a la persona justa.


    Me volvió a responder diciendo: «No envío nunca el mismo mensaje. Considerando el error y esperando que seas mujer, es todo tuyo. Chau.»


    Mi último mensaje fue para agradecerle y decirle que sí, que yo era una mujer y que lo conservaría.


    María Marta Guzzetti

    ResponderEliminar
  12. Se te extrañaba, Catar.

    Claro que me gusta. Muchas gracias por dejarlo, y muchos besos.

    ResponderEliminar
  13. Los pensamientos son como las semillas, sí. Bastante parecidos a la imagen de la entrada. A mí me parece un ajo, pero vete a saber!

    Uno lo planta, adquiere fuerza y vigor, y acaba en algo concreto. Lo mismo que decir, que se transforma en acción.

    Después muere, naturalmente. Y se convierte en otra semilla a la que la mente da una misma o una nueva forma.

    En realidad, no podemos saber cual será la geometría que acabe adoptando... La acción, pienso, es la que desvela ese misterio.

    Besos, SaK.

    ResponderEliminar
  14. Una bonita forma de explicarlo, Shobogenzo...Muchos besos, estrella.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...