jueves, 23 de abril de 2009

Andaba descalza...

Andaba descalza por el bosque, le gustaba sentir la humedad de la hierba en sus pies. Cuando más distraída estaba con los sonidos que se perdían engarzados entre el aire, tropezó con una gran caja de cartón blanco, haciéndola que volcase, sin quererlo. La tapa salió dando tumbos, hasta parar entre unas matas, y los objetos quedaron al descubierto.

Se asomó para indagar sobre su contenido, y era papel en diversas tonalidades. Comprendió enseguida que era la caja de las ilusiones rotas. Las tomo entre sus manos, y ya no le decían nada, simplemente eran trozos de papel de seda con diferentes tonos de color. Los acarició, y echo al aire para que tomaran vuelo.

Su corazón quedó contento al verlos en lo alto, como si fueran cometas. Ya no le dolían las ilusiones muertas.


Sakkarah


26 comentarios:

  1. "Lo que fue pena un día, es ahora paz".

    Rabindranath Tagore.

    Besotes :*

    ResponderEliminar
  2. Dicen que nada sucede porque si, necesitaba liberarse para dar lugar a nuevas ilusiones.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Ese es el fin -supongo- de lo que un día fueron ilusiones y que terminan siendo heridas: que dejen de doler. Lo complicado quizás es poder encontrar la caja.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. El espacio que ocupaban las ilusiones muertas ha quedado libre para que lo llene de ilusiones vivas y estupendas.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Bonita cita, María, así sucede.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  6. Si, Aurorains, las cosas suceden por una razón, y de todo se aprende.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  7. Se encuentra, Chesana, seguro que sí.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  8. Esperemos que sí, Od...

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  9. El bosque guarda secretos en cajas, son ilusiones rotas, llenas de sedas, pieles exhaustas de tanto amar. Ella encuentra la caja de ilusiones rotas, y les regala alas. Y parten del bosque hacia destinos desconocidos. Ella mira volar esas ilusiones sin saber que más tarde serán amores, besos tibios y pieles suaves. Es así como el bosque devuelve a la tierra sus secretos y renueva amores, y renueva la vida.

    ResponderEliminar
  10. Una preciosidad...Eres un mago, Druida, me ha parecido muy hermoso.

    Un montón de besos.

    ResponderEliminar
  11. Una vez más, como siempre, nos dejas una hermosa historia. Un beso, preciosa,
    V.

    ResponderEliminar
  12. Una vez más tus bonitas palabras me llegan.

    Muchos besos, Poeta.

    ResponderEliminar
  13. A veces toca caminar por el bosque de los espejos rotos, tropezar con cajas de cartón blanco, contenedores de piedras preciosas, ilusiones que tomaron aliento entre flores mágicas y pequeños fragmentos de vida, flores heridas y flores muertas...

    Otras toca caminar por el bosque encantado, el de las ilusiones renovadas, aquel en el que nace la flor que duerme sobre las hojas frescas y que el sol hace cantar...

    Dicen, que nada en este mundo es comparable al placer que regala esta flor.

    Muy, muy bonito, este cuento que nos dejas, Sak.

    Besos

    ResponderEliminar
  14. Hola:
    La caja se encontraba, seguro, ente hojas secas, ocres, caídas del árbol de la vida, pero al ascender entre la brisa, el suelo se fue convirtiendo en verde pradera de sentidos. ¿Es posible que esto ocurriera?

    Un besazo, guapi.

    ResponderEliminar
  15. Muy hermoso SakKarah y un buen consejo, dejemos volar nuestras pasadas ilusiones y construyamos otras.
    Un beso. Gracias por tu visita a mi blog. Allí te dejé una respuesta a tu comentario. La protagonista de los breves relatos que escribo, no soy yo. Un beso

    ResponderEliminar
  16. Me alegra que te haya gustado, Shobogenzo...

    Un beso muy grande, guapa.

    ResponderEliminar
  17. Sí, Jesús, es muy posible.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  18. Muchas gracias, Alejandra. Es un placer pasar por allí. Se aprende mucho.

    Ahora voy. Muchos besos.

    ResponderEliminar
  19. Muy bonito...

    Siempre hay que andar descalzo, es arriesgado, pero se disfruta y aprende más.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  20. Quien desea dirigir la orquesta, necesita dar la espalda a la multitud.

    ResponderEliminar
  21. Muy buena la frase, A. Genaro.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  22. Me encanto este relato hace renacer la esperanza de nuevas ilusiones,nunca nada hay que dar por perdido , nunca se sabe lo que hallaras en el camino.

    MUakssssss

    ResponderEliminar
  23. Muchas gracias, Alalba. Es cierto que nunca se sabe.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...