miércoles, 1 de abril de 2009

Becquer...


Bécquer se preguntaba que cuando moría el amor, a dónde iba. Yo me pregunto que, cuando morimos nosotros, ¿dónde va ese amor que estaba vivo?, ¿se pierde?.

Creo que queda en cada persona que lo depositamos, por eso es tan importante demostrarlo y hacerlo saber. Si amas a alguien y no lo dices, entonces si tiene que ser un amor perdido, sólo sentido como propio, y por lo tanto acabaría a la par que nosotros. El que sembramos, no, ese queda en un corazón que ya no es el nuestro.

Puede que incluso, una vez que hayamos partido a donde nadie sabe, se revalorice ese amor que dimos, porque solemos valorar más lo que hemos perdido, que lo que tenemos

Sakkarah



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...