jueves, 30 de abril de 2009

El primer coro de la roca. (Gracias, Catar)


Se cierne el águila en la cumbre del cielo,
el cazador y la jauría cumplen su círculo.
¡Oh revolución incesante de configuradas estrellas!
¡Oh perpetuo recurso de estaciones determinadas!
¡Oh mundo del estío y del otoño, de muerte y nacimiento!
El infinito ciclo de las ideas y de los actos,
infinita invención, experimento infinito,
trae conocimiento de la movilidad, pero no de la quietud;
conocimiento del habla, pero no del silencio;
conocimiento de las palabras e ignorancia de la palabra.
Todo nuestro conocimiento nos acerca a nuestra ignorancia,
toda nuestra ignorancia nos acerca a la muerte,
pero la cercanía de la muerte no nos acerca a Dios.
¿Dónde está la vida que hemos perdido en vivir?
¿Dónde está la sabiduría que hemos perdido en conocimiento?
¿Dónde el conocimiento que hemos perdido en información?
Los ciclos celestiales en veinte siglos
nos apartan de Dios y nos aproximan al polvo.

TS Elliot


2 comentarios:

  1. Un llamado de atención a no alejarnos de lo verdadero en el afán por determinar todo.
    Una invitación a reflexionar.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Sí, Aurorains, es una poesía profunda.

    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...