martes, 28 de abril de 2009

El quejido del viento.


El quejido del viento, al que nadie entiende, rondaba la ventana. Contaba de hondos penares. Atravesaba grandes espacios con una carga enorme de sentimiento. Insistente rugía, esperando un pequeño consuelo, un asentimiento de cabeza, o una señal que hiciera denotar comprensión, empatía. Su partida, ha dado paso al sol, que avanza en la estancia. El tono ha cambiado…

Ha quedado en mis ojos la señal del aire. Indeleble marca en la mirada, un sueño naciente que la aclara, y a la vez la vuelve lejana.

Se agita el corazón cuando hace silencio, y en la vacía estancia, la espera da fuego al alma, la altera, e incita a volar en busca de los esperados pasos, que poco a poco se acercan. Ha llegado la noche, y sobre la almohada, desfilan los anhelos guardando aquel castillo de sueños.

Sakkarah



17 comentarios:

  1. Precioso escrito de amores y anhelos. Hay que dejarse llevar por el viento...

    Mil besos.

    ResponderEliminar
  2. Bueno es que los castillos ya están pasaillos, y una ventolada les va arrancando poco a poco las almenas, además son oscuros y tienen humedades.
    Mejor que se empiece a construirse un apartamento soleado, nuevecito, por amueblar con nuevas ilusiones, pensando en el color de las paredes y el tacto de las tapicerías.
    Un nuevo sueño que se transforme en una nueva realidad con gratas espectativas.
    Precioso relato y divina ilustración.
    Petonets.

    ResponderEliminar
  3. Como siempre,se me fue la tecla. Yo soy la anónima esta de arriba.

    ResponderEliminar
  4. Mil besos, Lobo, tendré que dejarme llevar.

    Otro beso más.

    ResponderEliminar
  5. Jajaja, pero los castillos son bonitos...

    Habrá que buscar un sueño así.

    Muchos besos, Od.

    ResponderEliminar
  6. Hoy yo tambien he pensado sobre el viento, preciosa musica

    ResponderEliminar
  7. Me alegra que te haya gustado la música, Andrés.

    Yo es que esta mañana le escuchaba...Soplaba algo fuerte.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  8. El viento lleva las cosas de un lado a otro, el anhelo de no estarse quieto.

    ResponderEliminar
  9. Sí, Druida...No para.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  10. De vez en cuando es bueno el viento
    que va llevando hondos penares y da paso al sol y cambia hasta el aire!
    Muy lindo Sak ;)
    Inés

    ResponderEliminar
  11. Sí, Aurorains, tiene que pasar el viento alguna vez.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  12. Que hariamos sin los sueños...ese espacio que nos eleva a sentir lo inalcanzable,lo intangible pero que a la vez palpamos como si de la realidad se tratara.Tu haces soñar...

    MUaksss

    ResponderEliminar
  13. Gracias, Alalaba, es que las dos somos unas soñadoras...

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  14. ¡Ay, las almohadas! Sabina se abrazaba a la ausencia que alguien dejó en ella.

    Gran canción la que suena, sí. Y sobre un tema muy a propósito ahora que ando echándote tanto de menos.

    Llach se retiró de los escenarios, pero sigo escuchándolo y ahora, además, me bebo sus vinos.

    Petons, petonets i petonarros.

    ResponderEliminar
  15. Pues yo hago como Sabina, Juanjo.

    Me parece preciosa esta canción...Aunque veo que tú casi has escogido la mejor parte de LLach. Si son tan buenos como sus canciones...

    Yo te echo mucho de menos, un montón. Me da una alegría enorme verte, ni te lo imaginas.

    Muchos besos y petonarros, jajaja.

    ResponderEliminar
  16. Precioso Sakkarah, tengo que pasarme más que he visto muchas entradas ya.

    A mí también me fascinan los castillos.

    ResponderEliminar
  17. Me alegra mucho verte, Marta.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...