domingo, 26 de abril de 2009

Mientras...


Autor imagen: Jean-Honoré Fragonard

Mientras se columpiaba, miraba la vida desde arriba. Le resultaba curioso el movimiento, el bullicio, y las expresiones de las diminutas figuras. Su balanceo se iba haciendo desproporcionado, y no todo fue perfecto entre la brisa, pues una de las cuerdas de oro de soltó, dejándola caer hacia la luminaria de edificios que guardaba la noche.

Al despertar, se dio cuenta que había perdido la memoria. Ya no recordaba los infinitos cielos del paraíso, ni el columpio donde mecía su extraña felicidad. Ahora estaba en una cama, algo totalmente desconocido para ella, en una habitación que parecía cortar el aire. Tenía sensación de ahogo, y temblaba su cuerpo al encontrarse en una situación desconocida, con personajes que nunca había visto.

Al levantarse, vio su figura en el espejo; era igual que los diminutos seres a los que ojeaba desde su altura. Quizá es que nunca antes encontró un lugar que le devolviera su imagen, de manera tan nítida. Se sentía asustada porque se daba cuenta que no había posibilidad de retorno. El caso es que no sabía vivir, que no sabía que es lo que tendría que hacer en adelante, ni cómo se debería comportar.

Iba acumulando la mayor información posible, y aunque sólo habían pasado unos pocos días, se daba cuenta que había demasiada dificultad en esa existencia. Notaba el cansancio, una sensación nueva, que no tenía codificada en su memoria. Todo le era novedoso, y costoso, y sólo mirar el tapiz estrellado del cielo hacía que sintiera un ápice de confianza; como si de allí pendieran los hilos de su existencia.

Conoció la palabra, y la amó. Hizo de ella el estandarte de su vida. Sabía que los vocablos conseguirían llevarla allí donde pertenecía. Encontraría las claves que la transportaran al olvidado mundo de la imaginación.

Sakkarah



15 comentarios:

  1. Realmente evocador y poético. Un cuento con un significado profundo, una imagen y una metáfora de lo que representaría el descenso de nuestra esencia convertida en cuerda de oro, desprendida en forma de alma, arrastrada hacia este mundo denso y tridimensional.

    Sin memoria, sin recuerdos, aprendiendo a caminar entre experiencias y sentimientos, incertidumbre y decisiones...

    ...conservando una leve, extraña e invisible sensación de algo radicalmente diferente y de una sutileza infinita. Difícil describir con palabras!

    El amor a las palabras y la belleza cabalgando sobre la imaginación, un puente que sin duda nos acerca un pelín más ese paraíso perdido...

    Perdón por la extensión y puede que lo escrito no tenga nada que ver con el cuento, pero eso es lo que me hizo sentir.

    Un besazo, hermana escritora

    ResponderEliminar
  2. Precioso lo que has escrito, porque lo has captado perfectamente, pero lo has explicado mucho mejor que lo ha hecho este cuento.

    Muchos besos, guapa.

    ResponderEliminar
  3. ◢◣   ◢◣
      ◢■■◣ ◢■■◣
      ◢■■■■■■■■■◣
      ◥■■■■■■■■■◤
       ◥■■■■■■■◤ 
        ◥■■■■■◤
         ◥■■■◤    
          ◥■◤
           ▼
            \
             \  
              \
               \
                \
                 \
                  \         
                   \ ●
                    ︾》
                    《
           _ˍ▂▃▄▅▆▇███▇▆▅▄▃ˍBesitos voladores de tu amiga y que disfrutes de esta semana que estamos por comensar, Laury..

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Laury, muy bonito lo que me dejas...

    Muchos besos, y feliz semana.

    ResponderEliminar
  5. Una imagen que lleva a pensar en nuestras propias etapas de vida Sakkarah, el instante en que se suelta la cuerda de nuestro columpio para aterrizar en un mundo que veíamos con otros ojos.
    Besos desde mi columpio
    -yo reparo la cuerda Sak- :)

    ResponderEliminar
  6. Sí, Aurorains, todo se puede ver desde diferentes puntos de vista.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  7. La palabra... esa magia que sin serlo nos suele llevar donde queramos, porque la imaginación es también una forma de expresar sensaciones.

    Me ha gustado el cuento.

    Un beso, amiga.

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias, Chesana.

    Es cierto que la palabra nos puede llevar donde queramos...

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  9. Las palabras moldean sueños, moldean cuerpos y luego moldean espejos. Y un dia, nos regalan una geografia, y nos vemos de cuerpo entero en el espejo, y la imagen nos devuelve lo que somos: palabras en fuga en mitad de la noche.

    ResponderEliminar
  10. QUE BELLAS PALABRAS EN TU ENTRADA AMIGA, GRACIAS POR TU CALIDA COMPAÑIA EN MI BLOG,TE DEJO UN FUERTE ABRAZO Y QUE TENGAS UNA LINDA SEMANA.

    ResponderEliminar
  11. Sí, Druida, las palabras tiene ese valor tan poético que tu les has dado...

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  12. Muchas gracias por tus palabras, Sandra. Siempre es un placer pasar por tu blog.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  13. Muchas gracias por tus palabras, Sandra. Siempre es un placer pasar por tu blog.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  14. A veces es preciso que se rompa una cuerda de nuestro columpio y caigamos a tierra, pues no nos atrevemos a saltar solos.
    Cuesta mucho bajar de nuestros sueños idílicos y enfrentarse y aceptar la realidad, que es la que vale y empezar una nueva andadura con los pies en el suelo. Como dices, siempre nos quedará el mirar las estrellas y la noche para seguir soñando, que es tan importante como la propia vida.
    Del suelo ya no se pasa, así que adelante y con paso firme.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  15. Es otra forma de mirarlo, y sí, se cae a la realidad.

    Muchos besos, Od.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...