jueves, 9 de abril de 2009

Viene a la palabra.


Viene a la palabra la bruma de un gran naufragio, de un velero fantasmal que en su día se adueñaba de los océanos.

En proa, una mano cubre del sol a una mirada que quedó perdida en un horizonte misterioso. Sus ropas mojadas se ciñen a las formas de su cuerpo, y el aliento del aire aún no las pudo secar.

Una balsa, a modo de altar, se acerca a sus pies. Ya sólo queda un paso para el holocausto; un instante de eternidad en el que pasará a ser humo para los dioses. Ellos, sedientos de desdichas, la esperan.

Un poema de amor inacabado, un instante que dará paso a la nada.

Sakkarah


20 comentarios:

  1. ven,agarra el cabo...te llevo donde los poemas no se acaban nunca.

    Un bocado...

    ResponderEliminar
  2. Hola Sak, no me gustan los naufragios, pero este cuento que has escrito es realmente bonito y evocador. Ahora habrá que acabarlo e imaginar que Neptuno recoge en su tridente al desesperado náufrago, o que aparezcan un par de delfines rescatándolo entre sus lomos y llevándolo a tierra firme, o que un barco pirata capture a la princesa y la venda como esclava... Bueno, esto último no, jajaja.

    Besos y una luna plateada.

    ResponderEliminar
  3. Pues allí que me voy contgo, lobito.

    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
  4. Jajajajaja, Shobogenzo, iba todo tan bonito, hasta que nombraste lo de esclava, jajajaja.

    Muchos besos, bonita.

    ResponderEliminar
  5. je!... vuelves de vez encuando.

    me gustas

    es mi sakk mas hermetica.



    Erik.

    ResponderEliminar
  6. Misterioso, parco, conmovedor.
    No voy a decir más, eres tan especial!

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias, Tony. Claro, como tú eres tan misterioso...

    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
  8. J.M. Rosario, muchas gracias, tú si que eres especial.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  9. Jamás visitan "los vivos" el fondo de los mares. Recuerda.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Tomaré nota, Jesús...

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  11. Afortunados los que con el don de la palabra claman al vivo amor o palian el dolor de su falta.

    Besos y versos

    ResponderEliminar
  12. Muchas gracias,Trini.

    Unn beso muy grande.

    ResponderEliminar
  13. La palabra al final nos salvará de cualquier naufragio, confiemos en ella, amiga. Un beso,
    V.

    ResponderEliminar
  14. Esperemos que sí, Poeta.

    Mchos besos.

    ResponderEliminar
  15. Bonita frase final, muy sugerente.

    UN saludo.

    ResponderEliminar
  16. Muchas gracias, Emilio, me alegro que te haya gustado.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  17. Un poema inacabado para que dejemos volar la imaginación. Eso es parte de la magia de poesía. Precioso y apasionado.
    Saludos desde La ventana de los sueños, blog literario.

    ResponderEliminar
  18. Muchas gracias. Un beso muy grande, Anabel.

    ResponderEliminar
  19. La balsa le salva y le lleva a la orilla de una isla. Ahí pasa unos días tomando el sol y bebiendo agua de coco poquito a poco.
    Las ropas se secaron y ahora en el horizonte ya no hay una mirada perdida, hay un velero con un morenazo de esos con camisa blanca de mangas anchas tipo griego, que que salva a nuestra protagonista y le da una nueva perspectiva con lo que se cura de todos sus males del alma.
    Después se la lleva al camarote.. donde hay langosta, cava catalán, fresas con chocolate, y después.. también habían barquillos madrileños... y después...
    Cotillas que todo lo queréis saber !!
    Después.. que Sakk piense como sigue.
    Ala! Agua de coco pa todos.

    ResponderEliminar
  20. Jajaja, Od, creo que prefiero tus cuentos a los míos. Y cualquiera que los lea, también.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...