viernes, 15 de mayo de 2009

Nunca...



Autor imagen: José Luis Ceña


Nunca, aunque la procuremos, podremos tener total libertad. Siempre tendremos que actuar dependiendo de las circunstancias que se presenten, y son estas, las que determinan la actuación; por lo tanto nunca seremos totalmente libres.

Muchas de estas circunstancias son un reflejo de nuestras actuaciones, pero no todas, porque otras vienen supeditadas a las actuaciones del resto.

Un eremita, aunque en soledad, tampoco actuaría con plena libertad, porque siempre debería estar sujeto a las leyes de la naturaleza: rayos, lluvia, sol, y otras muchas...

Sakkarah


20 comentarios:

  1. Y, tal con la libertad, se puede decir de la felicidad. Cómo se puede ser feliz si lloran los que te rodean, los que amas, el vecino...

    Besos y estupenda reflexión, Sak

    ResponderEliminar
  2. Nunca aunque la soledad me doblegue..

    preciso

    saludos fraternos con mucho cariño
    un abrazo inmenso

    besos

    que tengas un buen fin de semana

    ResponderEliminar
  3. Gracias, TRini, también tienes razón...

    Gracias a ti también, Adolfo.

    Besos a los dos.

    ResponderEliminar
  4. La libertad, la tenemos mientras tengamos poder de decisión.
    Cuando No podemos elegir, No podemos decidir, somos esclavos.


    1 beso Sak

    ResponderEliminar
  5. Unas buenas reflexiones que llevar al pensamiento.
    Quizá se les podría dar la vuelta, nunca podemos perder toda nuestra libertad, siempre tendremos nuestra libertad interior.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  6. Sí, Agustín, y aún teniendo decisión, somos esclavos de muchas cosas más...

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  7. Ser nosotros mismos, esa es nuestra libertad, no condicionarnos nuestro pensamiento por las circunstancias, llevarlos firmes y si acomodarnos al otro o transformarlo dentro de lo posible. Ese es el desafío...
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Sí, Anaán, pero...incluso esa libertad interior, nos la marca los acontecimientos...al igual que nuestros estados de ánimo.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  9. Sí, Auroraines, es todo un desafio.

    Mil besos.

    ResponderEliminar
  10. Es indispensable que busquemos dentro de nosotros mismos ser libres.

    Bicos

    ResponderEliminar
  11. La hierba se mueve con el viento...ella no ha pedido el viento, pero feliz se mueve con el...eso es libertad.

    Fluir, compartir el mundo con todo lo que conlleva es libertad. Pretender lo contrario es infelicidad, es exclavitud.

    Un beso en libertad...

    ResponderEliminar
  12. Sí, Meiguiña, al menos dentro.

    Un beso, bonita.

    ResponderEliminar
  13. Sí, lobo, quizá tengas razón...

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  14. Nadie lo diría contemplando el lienzo, !!! GENIAL ¡¡¡

    abrasos guapisma

    ResponderEliminar
  15. Muchas gracias, Anónimo...

    Un beso enorme para ti.

    ResponderEliminar
  16. La libertad es un espejismo que se difumina cuando tomamos conciencia de ello. Y lo mejor es que entonces comenzamos a aprender a ser más libres.

    ResponderEliminar
  17. En más de una ocasión he pensado que la libertad, al igual que la eternidad, es una utopía que necesitamos crearnos para no hundirnos en algo parecido a la desesperación. Porque como bien dices... siempre habrá algo que la entorpezca.

    ResponderEliminar
  18. Me gusta lo que disces, Pau, porque creo que es así.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  19. Me gusta lo que disces, Pau, porque creo que es así.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  20. Sí, Chesana, es así. Siempre hay algo que no nos deja ser libres del todo. Los propios sentimientos ya nos atan.

    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...