jueves, 21 de mayo de 2009

Por el cántaro...


Por el cántaro vacío y roto, entraba la luz.
Noche y día lo traspasaban ventilando las tristezas.

Mis ojos ven por el paisaje extraño
Aprecian y saben el por qué de cada rama suelta.

El horizonte, que no se ve, se adivina entre las hojas.
Una meta infinita, donde cada paso me pertenece.

No es de miedo el estremecimiento, es sentimiento.

La claridad del alma es indispensable en cada senda.
La oscuridad tropezará en la piedra blanca
Donde todo lo que ha salido vuelve.

Sakkarah


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...