jueves, 28 de mayo de 2009

Son tantos...


Son tantos los deberes que abruman. Yo no creo que el hombre tenga que tenerlos, sólo entiendo un deber y un derecho, el del respeto. Todos los demás son pesadas cadenas que a lo largo de los siglos nos hemos impuesto.

La justicia no es más que seguir el dictado del corazón cuando este se conoce. Y conocerse es saber llamar a todo por su nombre, a la envidia, envidia; al rencor, rencor…Así sucesivamente. Saber dejar nuestros defectos sin adornos. Saber que no podemos ser perfectos y no asustarnos de nosotros mismos.

Es curioso como a veces hacemos aspavientos de lo que vemos en otro cuando la mayoría de las veces, ese defecto forma parte de nuestra más íntima raigambre.

Pues eso, que ya esta bien de tantos deberes, que sólo me debo a mí misma.

Sakkarah



12 comentarios:

  1. Sí Sakkarah, podemos responder por nosotros mismos, por eso no soporto a quienes hablan de otros, es como que me bloqueo y no escucho.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Un saludo, dejo un aviso en mi blog.Un gusto volver a saludarte.

    http://elespaciodeunlatidooriginal.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  3. Sí, Auroraines...Si todos tenemos defectos, mejor mirar los neustros.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  4. AnaR, me da mucha alegría verte.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  5. Muy bella reflexión nos entregas..
    me quedo releyéndolo..

    te dejo mis saludos fraternos
    con cariño
    un abrazo
    besos

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Adolfo, y un montón de besos con cariño.

    ResponderEliminar
  7. Muchas veces cuando se emiten críticas hacia otros, pienso que son nuestras propias falencias las que estamos evaluando...mejor es el silencio y la reflexión...a veces no es fácil porque es normal en los seres humanos estas actitudes pero también es cierto que es muy noble ser más flexible, más misericordioso en tales situaciones...
    ¡Qué lindo tus escritos siempre hacen reflexionar y crecer!
    Buenas noches Sakkarah...¡ dulces sueños !

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias, Mariana. Si son buenos el silencio y la reflexión...

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  9. Quien esté libre de pecado que tiere la primera piedra.
    Es muy dificil acordarnos de esta sabia frase, y a menudo emitimos juicios sin saber el total de una historia, ni porque se llegó a una situación, y lo mas curioso es que generalmente ni nos importa ni tenemos parte en el tema.
    En cuanto a que solo te debes a ti misma, pues es así seguramente, pero como bien dices a lo largo de nuestra existencia nos creamos lazos morales y afectivos a los que no podemos renunciar. A mi manera de pensar hay lazos con los padres y los hijos que son sagrados y con la pareja el deber es de honestidad, porque el amor se regala.
    Pero cuidado, lo que no es sano es renunciar a la felicidad por no dar un disgusto a todas esas personas. Hay que intentar convinar todo desde el respeto a los demás pero antetodo el respeto a nosotros mismos y a nuestro derecho a elegir la vida que queremos llevar.
    Nacemos,vivimos y morimos solos.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Sí, Od. En un momento dado puedes decir esto, pero la realidad es que a la familia la ponemos mucho antes que a nosotros mismos...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Así es amiga mía. Son pensamientos arrebatados de esos que me dan a mi de vez en cuando, pero después uno para la marcha y piensa y busca la forma de que nadie salga perjudicado y es que el libre albedrío no existe, siempre está condicionado por los principios de cada persona.
    Un beso muy grande

    ResponderEliminar
  12. Sí, Od, montón de besos para ti.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...