martes, 5 de mayo de 2009

Te fuiste...


Te fuiste a batallar por otros lares, y presa quedé en la pared, una pieza más de tus cacerías. Un pequeño trofeo, que perdía su importancia entre otras mil cabezas.

Y en habitación compartida yo aprendí. Prendida con gruesos clavos me resultaba inútil zafarme; pero era constante, mirando el haz de luz que posiblemente me llevaría al olvido.

Caí, rodé, y al no salir a mi encuentro, al fin olvidé. Nuevos prados extensos albergan mi mirada. Se difumina el horizonte para no atar la visión libre que me ofrece. No hay nada que me oprima, y la hierba acaricia de nuevo mi piel.

Sakkarah



12 comentarios:

  1. Hermoso

    que gusto encontrarte, se aprecian mucho tus post..

    saludos fraternos con el abrazo inmenso y solidario

    un beso

    ResponderEliminar
  2. No hay mejor sensación que cabalgar sobre el viento... Bonita imagen y mejor cuento.

    Y este par de besos, amigos, que te trae el viento.

    ResponderEliminar
  3. Al fin se despierta Sak cuando el tiempo pasa la visión se aclara y vez la belleza de los prados, que bonita foto, el rojo de las flores y los caballos.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Y yo aprecio mucho tu presencia, Adolfo...

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  5. El olvido, como muchas otras cosas, llega siempre a pasitos cortos... pero llega.

    Precioso lo que has escrito.

    Abrazo así...

    ResponderEliminar
  6. Sí, Shobogenzo, es una sensación preciosa...

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  7. Sí, Aurorains, se despierta.

    Me alegra que te guste la imagen.

    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
  8. Sí, Chesana, parece que nunca va a suceder, pero sí...

    Un beso enorme para ti.

    ResponderEliminar
  9. una hermos estampa que bien podría iluminar mi post. un beso hermosa

    ResponderEliminar
  10. Pues puedes quedartela, aunque tú las pones tuyas y son preciosas.

    Muchos besos, Andrés.

    ResponderEliminar
  11. Los coleccionistas no disfrutan ni aprecian en plenitud lo que coleccionan. Solo unen piezas a su vanidad. Las obras de arte, las piezas que ambiciona un coleccionista son únicas, hermosas y siempre importantes para quien las contempla.
    Esas piezas no pierden su valor, porque reside en si mismas.
    Por mas que las coloquen al lado de otras piezas nunca pierden, es solo cuestión de tiempo que unos ojos expertos se fijen en ellas, ojos que si sepan valorarlas.
    Hay coleccionistas que adquieren objetos a peso y eso no puede hacerles felices pues no aprecian su valor, deberían expulsarles del gremio (si lo hay,jeje) por desgrrr..
    Besitos

    ResponderEliminar
  12. Me encanta leerte, Od...Insuflas fuerza.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...