jueves, 28 de mayo de 2009

Yo quiero contagiarme.

Autor imagen: Bakst


“Una epidemia de proporciones gigantescas
se está propagando a nivel planetario y
se ha confirmado que esta epidemia
contaminará a miles de millones de personas
durante los próximos 10 años”.


Algunos de sus síntomas son los siguientes:


1. Tendencia a dejarse llevar por la intuición y por lo que verdaderamente se quiere, en vez de actuar motivado por la presión de los miedos del pasado o por ideas limitantes acerca de sí mismo.


2. Total desinterés en juzgar a otros o juzgarse a sí mismo de cualquier manera que genere conflicto o separación.


3. Total incapacidad para preocuparse (este es uno de los síntomas más preocupantes).


4. Completa y amorosa aceptación de los demás y renuncia definitiva a tratar de cambiar a otros. (No juzgar)


5. Un deseo intenso de cambiar en miras a mejorar cada día en todos los sentidos.


6. Ataques, repetidos y totalmente sorpresivos de risa, combinados con una extraña y permanente sensación de gratitud y armonía para con tus semejantes.


7. Incontrolable tendencia a sentirse de nuevo como un niño, juguetón, abierto y sin complicaciones.


8. Tendencia a ser soñador, a ilusionarse sin razón y con entusiasmo.


9. Pérdida repentina de la arrogancia y mala memoria en el sector cerebral en el que los resentimientos y el dolor son almacenados.


10. Profundo respeto y veneración por la vida.


Si quieres seguir viviendo sin quedar afectado por esta terrible epidemia evita a toda costa cualquier contacto con las personas que presentan estos síntomas.


Si ya manifiestas algunos de ellos, te informamos que son irreversibles que nunca podrás recobrarte.


Las vacunas contra esta irrefrenable epidemia que se recomiendan, son estas:


Lee todas las noticias sensacionalistas que puedas.


Concéntrate en los problemas, en lo desagradable, en las enfermedades y en la muerte; conviértete en un especialista del miedo y el dolor.


Ve televisión todo el día, especialmente los noticiarios nocturnos, para guardar en tus sueños los crímenes del día.


Habla constantemente de las cosas terribles que nos han dicho siempre que van a pasar y exagéralo lo más que puedas.


No trabajes, no te diviertas, , ni pienses en nada que pueda significar progreso o evolución; piensa que el mundo se va a acabar mañana o como mucho en el 2012.


Entabla discusiones violentas e inútiles.


No permitas que tu estado de salud se libre de flagelos tales como dolores de espalda, problemas digestivos, dolores de cabeza, alta o baja tensión, y un alto nivel de azúcar en la sangre.


MUY IMPORTANTE


¡Quéjate todo el tiempo y no reconozcas nada bueno o positivo ni en tí ni en los que te rodean!
Tomado de la red


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...