viernes, 26 de junio de 2009

Al inclinar...



Al inclinar su cabeza sobre la almohada, soñó. Una figura blanca y silenciosa, saltaba estrellas. Ya no bajaría su mirada, no le importaba que ocurría en la ciudad. Al despertar, se dirigió a la mesa, y vació el tintero, de cada folio hizo un barco, llevando la flota a la bañera. El agua haría un borrón de cada una de sus palabras.

Ella llevaba un cubo de agua para ir apagando las hogueras. Había decidido subirse al alto de la escalera, y con paciencia dejaba atrás cada enorme peldaño. Su recompensa era el aire limpio en los pulmones, y una enorme situación de libertad.

Cerró la puerta que daba a su corazón, para que su estancia se inundara de brisa y sol.

Al final de la gran escalera, ya nada la podría alcanzar. Cerró sus ojos haciendo un vacío en su pensamiento, mientras su pelo, y vestido ondeaban al aire.

Sakakrah


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...