viernes, 26 de junio de 2009

Al inclinar...



Al inclinar su cabeza sobre la almohada, soñó. Una figura blanca y silenciosa, saltaba estrellas. Ya no bajaría su mirada, no le importaba que ocurría en la ciudad. Al despertar, se dirigió a la mesa, y vació el tintero, de cada folio hizo un barco, llevando la flota a la bañera. El agua haría un borrón de cada una de sus palabras.

Ella llevaba un cubo de agua para ir apagando las hogueras. Había decidido subirse al alto de la escalera, y con paciencia dejaba atrás cada enorme peldaño. Su recompensa era el aire limpio en los pulmones, y una enorme situación de libertad.

Cerró la puerta que daba a su corazón, para que su estancia se inundara de brisa y sol.

Al final de la gran escalera, ya nada la podría alcanzar. Cerró sus ojos haciendo un vacío en su pensamiento, mientras su pelo, y vestido ondeaban al aire.

Sakakrah


16 comentarios:

  1. Inclino mi cabeza y te entrego mis respetos ante tus escritos.. muy bellos como siempre..

    Excelente
    Saludos
    Un abrazo muy grande

    Que tengas un buen fin de Semana..

    ResponderEliminar
  2. El pequeño Richard26 de junio de 2009, 18:03

    Estoy preocupado porque me he comprado un reloj y ahora NO ME LO PUEDO PONER.

    ResponderEliminar
  3. El pequeño Richard26 de junio de 2009, 18:29

    Porque es de pared.

    ResponderEliminar
  4. La libertad, después de la vida, es quizás una de las más preciadas joyas valiosas que tiene el ser humano.

    (Muy bueno lo tuyo, Pequeño Richard)

    ResponderEliminar
  5. jajaja lo del pequeño Richard es muy bueno jajaja
    Yo por tu escrito entiendo tambien la libertad, no se si me equivoco o no

    ResponderEliminar
  6. Me ha encantado este escrito.
    Hay que quererse a una misma, no dejarse arrollar por los sentimientos, por lo mundano, ser lo que se es y como se es y mirar desde el último peldaño de la escalera, la perspectiva de las cosas ahí arriba cambia mucho.
    En suma hay que mirar por nosotros un poco mas, ser libre es lo mas importante de esta vida.
    Hoy yo escribí mucho acerca de la libertad. Como ya te decía en el otro post, hay veces que pienso que eres vidente o que andamos en sintonía.
    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
  7. Cerrar puertas
    para que no entre
    la oscuridad,
    excelente idea.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias, Adolfo, los tuyos sí que son bellos.

    Jajajajajaja, me has hecho reír con ganas, Pequeño Richard, jajaja. Una cosa así sólo puede pasarte a ti, jajaja.

    Si es cierto, Chesana. Has visto a este Pequeño?, jajajaja.Yo me lo imagino cargando con el.

    Sí, Leinad, yo me he reido mucho con el Pequeño Richard, jajaja. Hay que imaginarlo...

    Es cierto, Od, coincidimos. Has explicado muy bien lo que yo quería expresar.

    Sí, Marisa, para que se llene de luz...

    Muchos besos a todos.

    ResponderEliminar
  9. NO ME VOY A ENRROLLAR.... SIMPLEMENTE MAGNIFICO... INMENSO, COMO SIEMPRE.

    ResponderEliminar
  10. Espero que este sueño sea de los que se convierten en realidad...

    Me has hecho aspirar aire energicamente,me he sentido protagonista de tu cuento por un momento.Sublime.

    Muaks

    ResponderEliminar
  11. Alalaba este sueños, se puede convertir en realidad. ´Sólo requiere voluntad. No depende de otro, es sólo nuestro.

    Un beso, guapa.

    ResponderEliminar
  12. Subir. Dejar atrás los fuegos que queman, los fríos que hielan y subir. Subir en busca de nosotros, hasta encontrarnos, allá en la libertad del aire.

    Besos

    ResponderEliminar
  13. Sí, Trino, subir hasta encontrarnos...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Buen microrelato, Sak. Me gusta.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Gracias, Dino, me alegra que te guste.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...