sábado, 27 de junio de 2009

En mí.


En mi, tu silencio, como cadencia que vaga por mis venas, dándome el pulso.

La palabra humilla, guardaré la distancia, desde la que se hace inaudible el canto de los derrotados.

El alma está entera para seguir amando, y es cómplice de la noche, donde la imaginación, le presta sus alas.

Donde tú no estás, está la presencia tuya que me acerca el pensamiento. Libre, te roba cada día, y acude al mismo centro de mi corazón con el motín deseado.

No seré una intrusa en tu mundo, en paralelo te siento, y te vivo. Eres seda en mi memoria.

Sakkarah



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...