miércoles, 24 de junio de 2009

En un bosque...


En un bosque de letras nació un árbol muy espigado. Desde un principio había crecido de manera desmesurada. Sus ramas llegaron a abrazar el cielo que dormía en sus brazos. Se había convertido en un perchero de estrellas que titilaban confundidas con sus hojas.

Sus grandes ojos, todo lo divisaban. Alcanzaba a ver el boque encantado. Allí donde vivía la excelsa reina, y el joven príncipe que suspiraba de amor por ella. Los bufones alegraban sus veladas, y una infanta levantaba sus faldas al paso del delfín. Él no reparaba en sus encajes, pues andaba absorto en la corona.

Como un fantasma, habitaba el bosque una plebeya. Era amiga de la luna, y sus lágrimas fertilizaban la tierra encantada. Cada noche, acudía al árbol a divisarlo todo y suspirar. Con polvo de estrellas tejía el olvido hasta el amanecer. Cada mañana recogía las migas del banquete real, y llenaba su desvencijada casa, para dar de comer a las aves muertas.

Sakkarah



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...