domingo, 28 de junio de 2009

Insondable...


Insondable e inmenso como el mar,
el abismo en que me pierdo cuando despareces.

Negro el espacio que separa nuestro pensmiento,
insalvable diferencia que siempre nos aleja.

Avivo el paso, y no alcanzo a tu gente.
He de correr, y aún así nunca la igualo.
Pertenezco al lejano país del sentimiento,
donde todo es corazón, todo impenetrable
para el que no sabe descifrar el eterno lenguaje del amor.

El cupo de tu alma está servido,
y miope quedas para poder divisar la figura
que vaga al otro lado.
Esa clave en cuyas letras tú no aprendiste a leer.

Se viene abajo el ánimo de seguir luchando.
Me recuesto en una estrella de mar,
para navegar a al deriva en aguas de incomprensión

Sakkarah


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...