domingo, 14 de junio de 2009

Me pasé tanto tiempo...


Me pasé tanto tiempo jugando a las casitas en los arroyuelos secos, que ahora quisiera jugar en casa a sentarme de nuevo en ellos, a respirar ese aire sano, y esa paz de los campos castellanos con su mies amarilla.

En este momento quisiera sentir el calor que pega a primera hora de la tarde en verano, y ver ese cielo tan claro y limpio. Me encantaría tener la mirada perdida en esa carretera estrecha llena de curvas y cuestas que llevaba al pueblo cercano. ¡Tantas veces la recorrí en bicicleta…!

Desearía estar con esa sensación de espera en que aparezca el niño que ocupaba mis sueños en aquel momento, y ese jugar inocente a los sentimientos. Pero los años se suceden y a veces hasta el tiempo es cruel a su paso, no siempre.

Seguramente habrá otros latidos, otras alegrías, y otras esperas ilusionadas. Son mis ojos los que tienen que estar preparados para recrearlas.

Sakkarah


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...