jueves, 11 de junio de 2009

Mi imagen...


Mi imagen se contiene en el molde de mí misma. Nada más permanece en el cubículo que ocupa, y no le dan aposento en hosterías ajenas.

En secreto queda cada una de las emociones, de las tristezas, llantos, o alegrías. Me volveré efigie de apariencia imperturbable.

La vida es una esfera sin una esquina que comprenda. El enigma emerge en mi pensamiento, y se hace gigante. Soy un satélite de la nada. Orfebre de los silencios seré, hasta tallar las más preciosas joyas del mudo pensamiento.

Cada renuncia iluminará mi sabiduría.

Sakkarah


18 comentarios:

  1. no sé porque pero la había leído en algún sitio, o algo similar ¿es tuyo?

    Por cierto, sé emociones, no las dejes ocultas, nunca

    ResponderEliminar
  2. Una preciosa reflexión con un impactante frase final.
    "Cada renuncia iluminará mi sabiduría"
    La vida está llena de unas pocas decisiones y un montón de renuncias.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  3. Sakk te robaré la imagen, me encanta, para llevarla a mi rincón.

    Me gusta la reflexión, muy buena

    Bicos

    ResponderEliminar
  4. Leinard, es mío, y lo he escrito hoy. Nunca tomo referencias. Como no sea casualidad...

    Muchas gracias, Anaán por tus palabras, y por pasar por mi blog.

    Sí, Meiguiña, claro qeu sí. Son de la red.

    Muchos besos a todos.

    ResponderEliminar
  5. Muy sentidas tus letras..
    te dejo mi cariño de siempre

    saludos fraternos
    un abrazo

    besos

    ResponderEliminar
  6. Gracias por tu cariño, Adolfo. Tú tienes todo el mío.

    Un montón de besos.

    ResponderEliminar
  7. No, no renuncies a nada, Sak, te mereces todo lo mejor y, sirva o no de algo, yo te lo deseo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Diseñas tu propia imagen y sos dueña de tus silencios. Los que elaboras en reflexionados pensamientos, me gusta Sak, no te precipitás...te das tiempo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Gracias, Dino, sé que sí me lo deseas...Eres un cielo de persona.

    Sí, Aurorainés, quiero darme ya todo el tiempo del mundo...

    Muchos besos a los dos.

    ResponderEliminar
  10. A veces necesitamos renunciar a algunas cosas para poder valorar otras...Es doloroso pero necesario.
    Que tus renuncias sean breves, y que lo que llegué de nuevo te haga olvidarte de ellas.
    Un beso grandote.

    ResponderEliminar
  11. Sí, elen, es así. Muchísimas gracias.

    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
  12. Es cierto Sak, a veces es necesario convertirse en efigie y dejar que los sentimientos también lo parezcan....sólo lo parezcan.

    "Cada renuncia iluminará mi sabiduría".

    Nada más cierto.

    P.D. Te hice caso y he abierto un blog (hace poco cerré el que tenía)...creo que de pronto necesito volver a retomar la idea de dejar que mis pensamientos (al menos algunos de ellos) se aireen y viajen hacia donde ellos quieran.

    Si me permites me apunto a ser de tus SEGUIDORES.

    Alba

    ResponderEliminar
  13. Es cierto que renunciar, a veces, nos enciende la sabiduria, pero otras, sólo nos sumerge en un pozo insondable. Como en todo, me quedo con el termino medio...

    Abrazos

    PD:Yo la imagen que de ti tengo es perfecta. No la cambies:)

    ResponderEliminar
  14. Sí, Trini, el término medio siempre suele ser el mejor.

    Amor, es cierto, la aceptación también da sabiduría; pero... Hoy me quedo con la renuncia.

    Muchos besos para los dos.

    ResponderEliminar
  15. Alalba, me alegra que te hayas decidido a abrir el blog...

    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
  16. En cierta ocasión hace muuucho tiempo, creí perder un anillo y no conseguía recordar dónde ni como.
    Lo cierto es que lo buscaba en mi mano por eso de la costumbre, me gustaba mucho, mas que ninguno y notaba un gran vacío y desazón.
    No entendía como pude extraviar un tesorín tan importante para mi, ya no sabía ni donde ni como buscar, y eso me tenía muy mal y es que lo que anda pegado a la piel a diario deja un gran vacío.
    Desapareció por muchas lunas como unas 30, la verdad que perdí la esperanza de recuperarlo, pero no fue así.
    Al cabo de un tiempo apareció de la misma forma que desapareció, solamente quedó oculto en un rincón junto a la pata del mueble del baño muy escondido. Seguía estando allí, sólo que invisible a mis ojos. Nunca se movió de mi vera.
    A veces ignoramos el por que de las pérdidas, nos ofuscamos y nos deprimimos y ni se nos ocurre pensar que unas circunstancias adversas hacen imposible el encuentro, la comunicación.
    La esperanza no se debe perder nunca ... reza pero no pares de nadar hacia la orilla, hay muchos tesoros escondidos que encontrar.

    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Puede que tengas razón, Od. El tiempo me ha hecho recuperar muchas joyas que creía perdidas...Siempre sucede cuando ya no pensaba en ellas.

    Me ha gustado mucho tu lección...Tengo mucha suerte al poder leerte.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...