martes, 30 de junio de 2009

Un puñado de hombres...


Un puñado de hombres conquistó México. En la batalla final el emperador Moctezuma reunió un ejército de un millón de indios y fue derrotado por los 600 aventureros de Hernán Cortés. Es como si ahora mismo nosotros, los que estamos aquí, nos embarcáramos y en pocos meses conquistáramos el Congo o Irak.

Más sorprendente -y poco conocido- es que la mayoría de los conquistadores fueron muchachos, muchas veces más jóvenes que los estudiantes universitarios de hoy día. En cuadros o películas vemos a conquistadores viejos y con barba. Pero recordemos que en esa época la expectativa de vida era de cuarenta años. Era la juventud la que andaba suelta por América. Hay un personaje interesantísimo que se llama Vicencio de Baeza. Era un veterano combatiente. Fundó San Salvador, en América Central, y luego se destacó por sus proezas guerreras en Paraguay. Parece que la fama se le fue a la cabeza, porque allí conspiró contra el gobernador Diego de Mendieta. El Gobernador mandó a torturarlo y luego lo ejecutó. Lo interesante en este caso es que Vicencio sólo tenía 21 años de edad. La sorpresa mayor, sin embargo, es que el gobernador Mendieta tenía 18 años de edad.

Luis López Nieves


13 comentarios:

  1. Interesante articulo, ademas de jóvenes no creo que tuvieran la madurez necesario para afrontar dichos cargos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante el articulo
    Gracias por compartirlo

    Un abrazo con mucho cariño
    Besos..
    Saludos fraternos

    ResponderEliminar
  3. HA ESTADO MUY CURIOSO... UN POCO DE HISTORIA NUNCA BIENE MAL.
    JOE CON LOS NIÑATOS!!! JAJAJAJA

    ResponderEliminar
  4. Me gustó saber sobre ellos. Debe haber sido muy dura la vida ¿no? tan jóvenes.
    Pasa por mi blog hay algo muy merecido para tí por tu constancia y tu Blog tan bonito.
    Cariños de Mariana

    ResponderEliminar
  5. Interesante dato de la historia.
    Qué jóvenes eran, por lo gral. hijos o secundones que les llamaban en búsqueda de posesiones que por herencia en su tierra no consegurían
    llegaron con armas, caballos contra indios que los creerían dioses y además la mayoría esclavos...
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Me gustó, sí. Mucho.
    Hasta pronto. Feliz verano.

    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
  7. Muy curioso,esos
    jefecillos jugando
    a ser dioses.

    Gracias por traer
    estos retazos de
    historia.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Creo que si hubieran sido más mayores la historia se habría escrito diferente.
    La energía de la juventud revuelta con la inexperiencia arrasa con todo!!
    muy interesante, buscaré más información sobre todo esto, gracias!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Es lo que tiene la adolescencia, las neuronas alborotadas, unido a la prepotencia de dominar. Un desastre total. Muy interesante

    ResponderEliminar
  10. Me ha gustado el relato. Ya sabes que me gusta y mucho la Historia.

    Por cierto, no he conseguido encontrar nada en Internet de ese tal Vicencio, aunque sí de un tal gobernador Mendieta.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Muy bueno, hoy me has sorprendido con algo nuevo. Gracias
    Por cierto que se me olvida, jaja, muchísimas gracias por el premio, me siento super halagado, incluso los ojos se me llenaron un poquito de agua. Gracias

    ResponderEliminar
  12. El pequeño Richard2 de julio de 2009, 20:07

    Hay un libro de José Luis Odriozola que cuenta la historia de Hernán Cortés, y es un libro impesionante.

    ResponderEliminar
  13. JR, quizá antes maduraran antes porque tenían más resoonsabilidades, pero aun así creo que eran demasiado jóvenes.

    Me alegra que te haya parecido interesante, Adolfo.

    Sí, Sergio, menudos niñatos...

    Muchas gracias, Mriana, ahora en cuanto pueda me paso.

    Pues sí, Aurrainés, me imagino que serían personas en busca de fortuna.

    Muchas gracias, Mar, feliz verano.

    Sí Marisa, a eso deberían jugar, y ya ves la manera...

    Seguramente sí, Jurema...Hubiera sido diferente.

    Si, Od, de joven uno se come el mundo.

    Sé que te gusta la historia, Chesana, a mi me encanta leerla en tu blog. No he buscado, a ver si saco tiempo y miro.

    Daniel, ese premio te lo merecías...

    Gracias pequeño Richard a ver si pudiera leerlo..

    Muchos besos a todos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...