lunes, 20 de julio de 2009

Adrián González.


Adrián González andaba melancólico, y nadie entendía sus razones. Sabía su lugar, habia que cruzar una pequeña montaña hasta llegar a el; pero ya estaba cansado, y le dolían los pies, pues cuando llegaba, se encontraba con el ocupado, tenía que andar varios kilómetros has poder ubicarse.

A otros amigos se les daba siempre prioridad, y él era quien tenía que amoldarse a todo. Bien es cierto, que siempre encontraba un lugar donde dormir; pero resultaba incómodo tener que estar expectante para ver si alguien lo había ocupado, y por ende tenía que coger los enseres para el traslado.

El amo del lugar, le decía que andaba contento con su trabajo, que confiaba en él; pero él veía que siempre tenía que trasladarse, que no tenía que salvar una pequeña montaña para poder dormir, sino que siempre dependía de las necesidades de otros trabajadores; pues estos eran escuchados antes que él, y se valoraba más su trabajo.

Llegaba a pensar que no era útil, y detestaba la injusticia. Tampoco entendía que no se le dijeran las cosas claras. Prefería que le dijeran: "Fulanito está más cualificado, y te tendrás que poner un lugar después" Pero no querían abatirle, y las mentiras piadosas daban peor resultado, ya que andaba tocando fondo.

Una mañana, decidió que se iría tras la última montaña, seguro que de allí nadie le movería, a no ser que le expulsaran de su trabajo definitivamente. No quería que se tuvieran que andar buscando disculpas para su traslado, y sus pies andarían más ligeros sabiendo que nadie le destituía, que ocupaba ese lugar por voluntad propia. Él, aunque pobre, también tenía su orgullo.

Sakkarah




15 comentarios:

  1. Lo bueno está en que detestando la injusticia que otros cometían hacia él, él no cometía injusticia. A lo mejor él no podía ver esa grandiosidad, pero suponer supone.

    ResponderEliminar
  2. Un precioso relato.

    Hacerse con un sitio
    propio a veces es
    doloroso.
    El orgullo quizás
    sea el último reducto
    que no sean capaz
    de quitarles ya a
    los que poco tienen.

    Biquiños

    ResponderEliminar
  3. Pues me parece una buena aptitud. No se puede dar uno contra una pared eternamente, el rodeo del camino fue la mejor opción. Espero que nadie lo moleste alli.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Siempre es un inmenso placer leerte..

    Un abrazo con cariño
    saludos fraternos
    besos mucho preciosa.
    te quiero mucho

    ResponderEliminar
  5. Mas vale estar ,que dejar de ser...

    Bonito relato.

    Muaks

    ResponderEliminar
  6. Quizás en el nuevo lugar se lo valore
    y el deje de victimizarse y desarrolle alguna habilidad que lo necesiten y no que siempre un trepador lo desplace, digo yo ;)
    Besitos

    ResponderEliminar
  7. El anónimo era yo que se me fue el dedo. Sorry

    ResponderEliminar
  8. muchas gracias por tu regalo .
    tambien coloquei uno post en mi blog com link para este .
    besos . Caio

    ResponderEliminar
  9. Sí Yahua, se daba cuenta de la injusticia.

    Sí, Marisa, es el último reducto, aunque un poco tarde.

    Sí, Od, es buena la postura que toma.

    Muchos besos, Adolfo, yo también te quiero mucho.

    Gracias, Alalba...

    Pero, Aurorainés, los trepadores son más culpables, y su jefe.

    Muchas gracias a ti, Caio.

    Besos para todos.

    ResponderEliminar
  10. Antes de lo previsto...pero al menos el mar y yo hemos tenido algo mas que palabras....

    Me he traído ese pececillo para ti...pásate a recogerlo.

    Mua

    ResponderEliminar
  11. Había una esperanza para ir por ella… Me quedé con ganas de seguirle en la lectura. Un fuerte abrazo para ti.

    ResponderEliminar
  12. Es muy lindo lo que has escrito...el personaje de tu cuento debe ser infinitamente bueno...
    Gracias por pensar en mí.
    Cariños míos para tí.

    ResponderEliminar
  13. Si Sak, seguro que son culpables los otros, pero lo veo a él en su carro tirado por los bueyes y pienso hasta cuando va a seguir deambulando...
    Debería cambiar de actitud o de lugar de trabajo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  14. Seguramente se sintió orgulloso, libre e independiente...
    Besix

    ResponderEliminar
  15. Tomó la mejor decisión no pelear y ser dueño de su voluntad,que nadio pisotee su dignidad,las mentirasson siempre eso mentiras, asi demostro su bué criterio.
    Un abrazi grande para ti.
    P.D.
    Si te vas,que tengas una feliz estancia y disfrutes,notaré tu ausencia..buen verano y hasta pronto.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...