viernes, 17 de julio de 2009

Antiguamente...


Antiguamente las promesas tenían validez. La promesa dada debía cumplirse. Hoy, las promesas suelen ser sólo palabras lanzadas al viento para salir del paso.

A mi me gusta que las promesas se cumplan, si no se han de cumplir, mejor no hacerlas. Sin embargo, no todo antes era bueno, se cometían muchas equivocaciones; pero es lo suyo en el hombre, equivocarse. Una cosa que veo yo mal de entonces, es que para “hacerse hombre” tocaba sufrir. No se concebía que un chico que no había hecho la mili, creciera como tal. Había que llorar para madurar, no se podía madurar con normalidad, sino con palos y sufrimiento.

En fin, la vida sigue, aprendemos y avanzamos en muchas cosas, y retrocedemos rechazando algunas que podrían ser válidas.

Sakkarah


7 comentarios:

  1. Me gusta mucho la imagen que has puesto a este post.

    Me gusta que se cumplan las promesas sino mejor no hacerlas.

    Bicos

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo, una promesa se tiene q cumplir...
    un beso

    ResponderEliminar
  3. Al fin y al cabo la conclusión es esa..: la vida, en su avance te educa, te enseña, te corrije,te ama

    ResponderEliminar
  4. Tenía valor la palabra dada, hoy se la lleva el viento.
    Crecer con palos y sufrimiento no, sí con límites, esos también hoy se perdieron...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Yo sigo siendo muy ingenuo, y sigo creyendo en la validez de las promesas.

    También creo que equivocarse es necesario para evolucionar, para aprender de los errores. Y creo que dar pasos atrás puede ser útil, para recordar, para situarnos, y para coger impulso.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Las promesas son palabras y es cierto que las palabras se las lleva el viento.Es facil prometer y dificil cumplir,ahi estan los valores de las personas,creo en los actos no en promesas.

    Muaks

    ResponderEliminar
  7. Si que se cumplen las promesas, no va a tiempos, va a las personas y a sus principios.
    A mi tampoco me gusta que me creen falsas espectativas y que después se vuelvan para atrás. Es algo que no llevo bien.
    No me quejo, tengo al lado a alguien de sólidos principios y gran sinceridad. No se compromete a nada que no sepa con seguridad que puede asumir y eso es de admirar porque sueños los tenemos todos.
    Es muy importante la sinceridad por cruda que esta sea, como yo digo, las cosas rápidas y sin anestesia.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...