jueves, 2 de julio de 2009


Intento hacerme creer a mi misma que no tengo metas, que nada deseo, y soy un volcán de esperanza. En mi saco dejo entrar los imposibles, seguramente en mi afán de vivir dentro de un sueño.

Tiendo a lo difícil, lo que hace de mi una persona rebelde que no se instala en la felicidad que trae la monotonía. Creo que necesito la tensión en mi vida, y eso me hace mecer en cuna melancólica.

Aun así, salto de felicidad con el detalle más nimio, el que para otros podría pasar desapercibido; y soy sensible a las pequeñas cosas, que me afectan tocándome el ánimo, e incluso me llevan a la tristeza.

A mi modo, vivo la vida intensamente, con esa intensidad que nace de dentro, como si ahí morara una montaña rusa que no para.

Sakkarah


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...