viernes, 3 de julio de 2009

No, no hay momento...


No, no hay momento que no ocupes mi mente. Te instalaste en mi para vivir una vida que no sientes.

Ante ti dejo caer vanas palabras que no quieren dejar ver un significado profundo. Es el silencio quien sabe hasta donde puede llegar un sentimiento.

Intento dar a entender un semblante impasible, cuando mi alma suspiraría por una palabra tuya, por una gota minúscula que rebose de tu pensamiento.

No hago esperanza de lo que no me pertenece, pero siento la tentación de soñarlo como mío. Me cuesta esfuerzo poner diariamente los muros para que no se me desborde este amor. He creado en mi un hueco sagrado para contenerte, donde jamás nadie, ni tú, podrá penetrar.

Sakkarah


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...