miércoles, 15 de julio de 2009

Piensa en esto.


Piensa en esto: cuando te regalan un reloj te regalan un pequeño infierno florido, una cadena de rosas, un calabozo de aire. No te dan solamente el reloj, que los cumplas muy felices y esperamos que te dure porque es de buena marca, suizo con áncora de rubíes; no te regalan solamente ese menudo picapedrero que te atarás a la muñeca y pasearás contigo. Te regalan —no lo saben, lo terrible es que no lo saben—, te regalan un nuevo pedazo frágil y precario de ti mismo, algo que es tuyo pero no es tu cuerpo, que hay que atar a tu cuerpo con su correa como un bracito desesperado colgándose de tu muñeca. Te regalan la necesidad de darle cuerda todos los días, la obligación de darle cuerda para que siga siendo un reloj; te regalan la obsesión de atender a la hora exacta en las vitrinas de las joyerías, en el anuncio por la radio, en el servicio telefónico. Te regalan el miedo de perderlo, de que te lo roben, de que se te caiga al suelo y se rompa. Te regalan su marca, y la seguridad de que es una marca mejor que las otras, te regalan la tendencia de comparar tu reloj con los demás relojes. No te regalan un reloj, tú eres el regalado, a ti te ofrecen para el cumpleaños del reloj.

Julio Cortázar


7 comentarios:

  1. Vaya no lo había mirado desde este ángulo.
    Ahora mismo lo tiro al mar!!
    jajaja.
    Yo tengo varios relojes y la verdad es que todos me los regalaron,respetando mis gustos claro.
    Me gustan los de manecillas,dorados, aunque tengo un par de plateados, pero ninguno digital, no me gustan.
    La verdad es que sin mi reloj me siento incompleta. Si tiene razón Cortazar, mi reloj se ha convertido en parte de mi cuerpo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Discrepo. Si lo analizásemos todo así... vaya vida nos iba a esperar... me temo.

    Besitos!

    ResponderEliminar
  3. Jajaja, Od, yo tampoco puedo vivir sin reloj..

    Diávolo, es cierto que dependemos de las cosas, que lo que poseemos, nos esclaviza un poco.

    Muchos besos a los dos

    ResponderEliminar
  4. Perfecto, durante el año utilizemos el reloj ,asi agradecemos y de le damos utilidad al regalo ,casi se nos hace imprescindibe con el ritmo de vida que llevamos,pero un consejo...De vacaciones , por favor ,retemos al tiempo hagamos lo que nos plazca prescindiendo de el.

    PD/ No olvidaros poner una alarma para avisaros el dia que termina la vacaciones...jajaja

    Interesante texto, muy original , si señor.

    MUaksssssss

    ResponderEliminar
  5. pues cuando te regalan un hijo, todo eso multiplicado por un millón, por mucho que los queramos

    ResponderEliminar
  6. me fascinó con este post ... muy profundo ... las cosas que nos dan un enlace a unos de otros ... que nos hace sentir culpables compramos ... ... ... Odio los relojes y de medición cada vez que pasa el tiempo ... ... para siempre viejo

    ResponderEliminar
  7. Vaya...en parte es muy simbolico el reloj,yo siempre lo llevo en las anillas del pantalon,por cambiar jaja.
    Un beso niña.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...