martes, 7 de julio de 2009

Siempre...


Siempre que haya ocasión ofrécele tus dudas a un amigo, no hagas de ellas un abismo que sea imposible salvar; pues aunque el pulso siempre tiemble ante la incertidumbre, ningún corazón repite uno solo de sus latidos.

Anónimo
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...