domingo, 5 de julio de 2009

Una atmósfera...


Una atmósfera sin color definido, mezcla de las pinceladas de la vida. En el ambiente flotan mis divagaciones; quedan, nada las destruye. ¿Dónde irán a parar? Se convierten en hechos algunas de ellas, otras siguen flotando en el tiempo y espacio.

La pereza acude a apoderarse de mí, sólo me permite recrearme en lo que pienso. Es la raíz de ese árbol que crecerá luego.

A los objetos los envuelve una neblina de ensueños, todos cobran vida expectantes. Ellos silenciosos, escuchan donde no hay palabras, y callan. Cuando pienso, el universo entero habla, me instruye.

Todo es bello, sólo necesita el lugar adecuado para guardar la armonía. Yo busco mi lugar, voy a su encuentro.

Sakkarah


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...