martes, 25 de agosto de 2009

El aire...


El aire nos mueve, y nosotros somos hojas arrancadas que en rimeros diferentes moramos, una sola ráfaga me ha llevado a ti. Hoy noto la pisada de una gran bota, pero no me importa, mi pecíolo alado te roza. Permíteme que, tras la lluvia, juntos nos sequemos. Vamos a habitar ese rincón apartado del viento, para que nada nos separe.

Cuando dejo perder mi mirada, somos aves, saltando por el parque, revoloteando a cada movimiento de unos pasos cercanos. Osadas, pudiéndonos librar de las pisadas, pudiéndonos besar en una rama.

Somos árbol, testigo de la vida bajo el sol. Tronco entrelazado, raíz profunda.

Somos sueño en mi mente loca, imaginación perfecta, vuelo escabroso. Te tengo, nadie puede evitarlo.

Sakkarah




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...