domingo, 2 de agosto de 2009

En tres zancadas.


En tres zancadas subía al cielo. Desde allí miraba las cosas de manera serena. Los grandes problemas se hacían diminutos; todo iba perdiendo importancia.

En azules se arropa quitando el frío de las duras palabras, y de los sentimientos descarnados de amor. Allí estaba ausente a la mirada crítica. Era veleta sin norte, en loca carrera con el viento.

Dulce, apartada de las tramas del mal, sentada en los sueños. Desde allí
podía ver con nitidez la tela de araña que se cernía sobre su amor. Quieta, no iba a tratar de impedir nada. No era nadie, sólo un cuerpo olvidado entre azur. No bajaría los escalones

Allí no se hace la noche en su corazón, ni extraña la caricia perdida. La atmósfera la mece apartando el dolor. Todos la amarán inalcanzable, mientras en las alas del ave se confunde y se pierde.

Sakkarah




8 comentarios:

  1. Paso a desearte una feliz semana.
    Besitossssssssssssss.

    ResponderEliminar
  2. (“)_(“).-“”’-.,/)
    ; ° ° ‘; - ., , ‘ )
    (♥_, )’__,)’-._)

    MUY BONITO COMO SIEMPRE AMIGA, QUE DISFRUTES DE UNA LINDA SEMANA
    CHRISTIANN

    ResponderEliminar
  3. Me gustaron mucho.. ¨Allí no se hace la noche en su corazón.¨

    Un gusto visitarte

    Saludos fraternos con cariño
    Un abrazo

    Que tengas una semana estupenda

    ResponderEliminar
  4. Es bueno,interpretar los sueños, algo tan intangible te hace ver realidades.

    Precioso como siempre Sakkarah

    Muaks

    ResponderEliminar
  5. Sería estupendo
    que con tres
    zancadas, pudiésemos
    llegar a ese paraíso
    en donde no habitasen
    los problemas.

    Biquiños

    ResponderEliminar
  6. ¿Por qué no romper la telaraña?

    No se si no es mejor un pataleo que dejar que un sentimiento se agrie dentro, sacar cuanto se piensa y después ver en que queda.
    A veces malinterpretamos situaciones que no tienen ninguna importancia. Es mejor hablar las cosas.
    Cuando algo se nos estropea dentro de nuestro corazón ya no hay nada que lo cure.
    No hay nada que me enfríe mas que contemplar las cosas desde una altura y en silencio, es señal de que me puse a pensar y a calibrar, mal asunto.
    Los silencios son mas terribles que la fuerza de las palabras.

    ResponderEliminar
  7. Bonito texto como hermoso sueño.

    Un beso Sakkarah

    ResponderEliminar
  8. Mirar desde la distancia nos aísla pero nos da perspectiva. Bello relato, amiga. Muchos besos,
    V.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...