domingo, 6 de septiembre de 2009

Compartí contigo...


Compartí contigo el temor de no tenerte, y fuiste en mí aguacero que barrió los miedos. Tu voz abre las ventanas de mi alma, y eres huella en mi silencio.

Melodía que acompaña mis horas, es tu recuerdo. Cálido este amor que escucha, e intenta desenvolver el mejor regalo de la vida.

Cada noche te encuentro en el viento hasta tenerte de nuevo. Como espiral en mi cuerpo se mueve el deseo, esperando el tacto ardiente de tus manos.

Niebla es la distancia, y estoy a la espera que levante el día. Tu presencia es mi luz.

Sakkarah



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...