miércoles, 9 de septiembre de 2009

Pese a ...

Autor imagen: Rembrandt


Pese a que ya durante el siglo XVII, los hábitos de higiene y limpieza iban cambiando a mejor; lo normal era que tanto hombres, mujeres y niños se cambiaran de ropa interior no más de una vez al mes. Este cambio aprovechaba la limpieza, también mensual, de su propio cuerpo. Ciertamente en aquel tiempo era todo un lujo darse un baño, ya que no se disponían de las comodidades actuales, tales como el agua corriente y caliente.

Otra costumbre del siglo XVII referente al aseo personal, era el hecho de la aceptación popular, de que lavarse con frecuencia era perjudicial para la piel, los cabellos y los dientes. Por eso las damas, para su aseo matinal, acostumbraban a lavarse el rostro con una tela blanca, empapada en agua. Por el contrario, usaban gran abundancia de perfumes, pastillas de anís y toda clase de cosméticos para ocultar o camuflar los posibles malos olores.

Autor: http://www.portalsolidario.net/



10 comentarios:

  1. Y ahora que contamos con tanto conocimiento, nos vamos para el otro extremo, y desperdiciamos el agua. Muy buena entrada Sakkarah.
    Besitosssssssssss.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por compartir esta historia tan hermosa..

    Besos preciosa con mucho cariño

    Un abrazo
    Saludos fraternos

    ResponderEliminar
  3. Te diré una cosa: ahora se recomienda no ducharse frotándose con jabón todo el cuerpo a diario porque la piel pierde sus virtudes de defensa y empiezan las dermatitis de todo tipo.
    Ni tanto ni tampoco ...marido loco!!

    ResponderEliminar
  4. Hola amiga que bonita historia , me gusto mucho la foto , y bueno amiga ahora como todo nos osbra lo desperdisiamos jeje, aunque es rico ducharse un abrazo.
    Lau.

    ResponderEliminar
  5. Yo diria que ni tanto ni tampoco.

    No desperdiciemos agua pero si mantengamos la higiene personal.

    Me ha gustado esa clase de historia.

    Biquiños

    ResponderEliminar
  6. Muy buena entrada, tengamos en cuenta que si no cuidamos el agua, en poco tiempo volveremos a bañarnos una vez al mes.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Buena historia...y si no queremos volver a antaño, por si acaso cuidemos el agua para que nos podamos cambiar y duchar a diario.

    Muaks.

    ResponderEliminar
  8. Y así habrán nacido los mejores perfumes. Muy interesante Sak, sabía que no se bañaban seguido pero nunca imaginé que tan poco ;)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Lo que mas me hizo rir (hasta llorar) es que se conocian por el olor de cada uno, porque no vian a la distancia.

    ResponderEliminar
  10. Sí, Sandra, ni lo uno, ni lo otro.

    Gracias a ti, Adolfo, por llegarte siempre hasta aquí.

    Jajaja, Antonia, tienes razón.

    Sí, Laury, la higiene siempre es buena; pero no el desperdicio de agua.

    Es como dices, Meiguiña...

    Muy buena lección la tuya, JR, habrá que tenerlo en cuenta...

    Eso Alalba, cuidemos bien lo que tenemos.

    Sí, Auroraines, y habría alguno que menos...Y es cierto que quizá así nacieron.

    Jajajja, Silvia, en las fiestas de disfraces, no había secretos.

    Muchos besos a todos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...