jueves, 24 de septiembre de 2009

Siempre...


Siempre creyó que sus últimos pensamientos iban a ser inefables y hermosos, pero nada sucede según tenemos pensado.

Las paredes se iban acercando poco a poco, y el sólo hecho de verlas, le daba sensación de falta de aire, aun cuando de momento tenía suficiente. Una opresión empezó a agarrotar su pecho al ver que no había puerta de salida, que estaba sellada. El pensamiento sólo lo ocupaba una alarma que la llenaba de pavor. No había salida.

Ya sólo quedaba un pasillo estrecho que rozaba su piel, y lentamente seguía su ritmo de acercamiento. El terror obnubilaba su mente, y la opresión que la atenazaba se adueñaba de todos sus músculos. Pronto empezó a sentir un dolor intenso, tan intenso que la iba dejando inconsciente el alto sufrimiento. Llegó el momento del descanso, del desvanecimiento.

De nada le sirvió planear sus últimos pensamientos, el espanto y el dolor llegaron a ocuparlo todo. No los hubo. El horror se había hecho cómplice de la muerte, habiendo adquirido sus altas dosis de protagonismo para seguir acampando entre los mortales.

Sakkarah


13 comentarios:

  1. Terrible historia! me recuerda a Edgar Alan Poe... la muerte no se puede planear, llega y no sabemos como reaccionaremos.

    Besitos

    ResponderEliminar
  2. vaya historia amigaa :( lam uerte llega cuando menos lo esp eramos aveces y bueno deseo que tengas un buen fin de semana abrazitos de tu amiga y buenas tardess para vos.
    Laury.

    ResponderEliminar
  3. Que historia, muy sentida.. sentir esas paredes que se acercan y que te trituran, solo imaginarlo.. uff..

    Un abrazo
    Saludos fraternos

    ResponderEliminar
  4. Niiiña, que estas cosas me producen verdadera angustia y desasosiego. Es como, si al leerlo e imaginarlo, pudiera sentir esa opresión y la falta de aire... aaaaaaahhhhh!!!!!!

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Intentamos prepararnos para la muerte durante toda nuestra vida, y cuando llega no sabemos que hacer, que pensar... magnífico relato. Besos

    ResponderEliminar
  6. Por eso es mejor no planear nada, ya que la vida se enoja y se esfuerza en romper tus planes. Si la vida, que a veces es bella, juega así con nosotros, cuánto más no lo hará la muerte...

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Las dos veces en mi vida que llegue pierto de la muerte me parecio un adormecimento, mismo. Todo se apago poco a poco, pero sin miedo ni sufrimento. Nunca podemos saber lo que es la muerte. Magnifico terror nos presenteas.

    ResponderEliminar
  8. El AGOBIO ya produce la muerte. El no querer hecer frente a la vida te mata y le mata. La cobardía siempre se encarga del resto.

    Una bonita reflexión...que hasta me llega a ser conocida.
    Un beso Sak!

    ResponderEliminar
  9. Me encanta la foto!!!

    Besos de fin de semana!

    ResponderEliminar
  10. Si, Jurema, es terrible.

    No me extraña, Laury, ese es angustioso.

    A mi eso me daría mucho pánico, Adolfo.

    Jajaja, Diavolo que cosas te pongo.

    Si, Felix, es difícil enfrentarla. Muchas gracias.

    Sí, Trini, yo tengo comprobado que es mejor no planear

    Sylvia es mejor una muerte dulce, sí.

    Me gustan tus reflexiones, Princesa...

    Me alegra que te guste la foto, Nur.

    Muchos besos para todos.

    ResponderEliminar
  11. Depresión con resultado de infarto. Angustiosa historia.
    No hay que encerrarse entre cuatro paredes, hay que salir al aire y ver más porque sino después da miedo hasta salir al balcón.
    Petonets

    ResponderEliminar
  12. una muerte con dolor te deja cara de amargura, debería prohibirsele ala muerte causar este tipo expresión, porque ya tenemos bastante en vida.

    Un beso preciosa

    ResponderEliminar
  13. Bien.....!

    Gotica, no lo habria esperado, pero me gusta....

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...