jueves, 22 de octubre de 2009

Como si en sus manos...



Como si en sus manos llevara un arado, roturaba la vida. Ellas no daban a basto con la semilla, nunca era suficiente, pues no traía tesoros la existencia, ni siquiera unas flores que no se marchitaran pronto. Había un pozo ciego que todo lo tragaba para manar oscuridades.


Un arroyuelo seco lo traspasaba todo, y en cada oquedad se guardaban las máscaras. Cada amanecer se desechaban y, para tener variedad, se procedía a coger una nueva. Allí todos confundidos estrechaban lazos, hasta volverlos cuerdas que después cortaban. El caos se divertía corriendo por sus venas. Sólo un amanecer naranja dejaba el encuentro de dos rostros desnudos, y la vida extendía una alfombra larga y roja, para que aquel recuerdo llegara a la eternidad.

Sakkarah


10 comentarios:

  1. Quizas no eran malas las semillas, sino el suelo.
    A veces hay que subirse a una mesa y divisar el panorama desde otro punto de mira, como en "El club de los poetas muertos".
    Hay cosas que se nos escapan.
    Besitos

    ResponderEliminar
  2. Hermoso amanecer, con vocación de eterno. Precioso, cielo. Un beso,
    V.

    ResponderEliminar
  3. donde una semillaa cae el universo se hace pposibleeeee..!!

    lujito leertee..!!

    que sea soll..hoyy y siempreee..!!

    ResponderEliminar
  4. Existe algo de magico em semear, ver crescer, acarinhar, criar. Lindo poema o teu!

    ResponderEliminar
  5. A menudo me pregunto si la imagen te lleva al texto o si buscas aquella para éste.

    En fin, da igual. Da gusto pasar por aquí.

    Te envío un beso que te llegue en larga y roja alfombra voladora.

    ResponderEliminar
  6. Tu texto me recordó una frase de Bolívar, a veces al intentar lograr algo nuestro esfuerzo es
    "como arar sobre el mar"
    El amanecer y lo verdadero, inigualable. Final feliz :)
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Tu texto me hizo vibrar, siempre me pasa al leerte, me llenó de melancolía y, casi instintivamente, me encontré leyendo a Miguel Hernández...


    Permíteme que te haga esta noche un dulce regalo, sus palabras...

    Riéndose, burlándose con claridad del día,
    se hundió en la noche el niño que quise ser dos veces.
    No quise más la luz. ¿Para qué? No saldría
    más de aquellos silencios y aquellas lobregueces.

    Quise ser... ¿Para qué?... Quise llegar gozoso
    al centro de la esfera de todo lo que existe.
    Quise llevar la risa como lo más hermoso.
    He muerto sonriendo serenamente triste.

    Niño dos veces niño: tres veces venidero.
    Vuelve a rodar por ese mundo opaco del vientre.
    Atrás, amor. Atrás, niño, porque no quiero
    salir donde la luz su gran tristeza encuentre.

    Regreso al aire plástico que alentó mi inconsciencia.
    Vuelvo a rodar, consciente del sueño que me cubre.
    En una sensitiva sombra de transparencia,
    en un íntimo espacio rodar de octubre a octubre.

    Vientre: carne central de todo lo existente.
    Bóveda eternamente si azul, si roja, oscura.
    Noche final en cuya profundidad se siente
    la voz de las raíces y el soplo de la altura.

    Bajo tu piel avanzo, y es sangre la distancia.
    Mi cuerpo en una densa constelación gravita.
    El universo agolpa su errante resonancia
    allí, donde la historia del hombre ha sido escrita.

    Mirar, y ver en torno la soledad, el monte,
    el mar, por la ventana de un corazón entero
    que ayer se acongojaba de no ser horizonte
    abierto a un mundo menos mudable y pasajero.

    Acumular la piedra y el niño para nada:
    para vivir sin alas y oscuramente un día.
    Pirámide de sal temible y limitada,
    sin fuego ni frescura. No. Vuelve, vida mía.

    Mas, algo me ha empujado desesperadamente.
    Caigo en la madrugada del tiempo, del pasado.
    Me arrojan de la noche. Y ante la luz hiriente
    vuelvo a llorar desnudo, como siempre he llorado...


    Un beso grande mi dulce amiga

    ResponderEliminar
  8. El amanecer. que nos caricia siempre..

    Un gusto leerte siempre..

    Un beso preciosa..

    Un brazo
    Saludos fraternos

    Que tengas un buen fin de semana...

    ResponderEliminar
  9. Si un recuerdo traspasa l aalfombra roja, es que merece permanecer en la memoria toda una eternidad.

    Besos

    ResponderEliminar
  10. Seguramente es así, Od...Puede que sea el terreno.

    Gracias, Poeta, me encanta verte.

    Qué bonito lo que dices, Gogo...

    Sí, Silvya, es cierto que hay magia en ello.

    Juanjo, primero escribo, y después busco la imagen. Me gustan tus besos.

    Me ha gustado lo de arar sobre el mar...Auroraines.

    J.eMe, es divina la poesía que me regalas. Me gusta mucho este gran poeta...Muchas gracias...

    Si Adolfo, el amaneces siempre nos trae una caricia.

    Seguro que sí, Trini.

    Muchos besos a todos con mucho cariño.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...