lunes, 16 de noviembre de 2009

Filemón y Baucis.


Esposos que vivían en una humilde choza de la región de Frigia.

Se habían casado muy jóvenes y envejecido juntos en aquella cabaña cubierta de paja y carrizo.

Zeus acompañado de Hermes, tomaron apariencia humana y fueron a recorrer las tierra de Frigia.

Habían pedido ya hospitalidad en varias casas y esta les fue negada. Llegaron a la pobre cabaña de Filemón y Baucis y ambos les acogieron cortésmente Les prepararon la comida con lo poco que tenían, implorando incluso el perdón a sus huéspedes por lo poco que podían ofrecerles.

Los dioses compartieron la pobre comida y a continuación se dieron a conocer en su verdadero ser. Les dijeron que ante el comportamiento de los habitantes de la zona, habían decidido arrasarla. Ellos deberían acompañarlos y abandonar su hogar para no perecer.
Acompañaro
n a los dioses a lo alto de una montaña y a poco vieron todos los campos y casas de la región inundados. Sólo su casa se había salvado y convertido en un hermoso templo de mármol y oro. Perplejos ante lo que veían, Zeus les preguntó cual era su mayor deseo para concedérselo. Después de consultarse ambos esposos, dijeron que su deseo era ser los guardianes de ese templo, y que como siempre habían vivido juntos, morir el mismo día.

Sirvieron en el templo y llegaron a una extrema vejez. Un día en que estaban sentados en el suelo, recordando esta aventura, Baucis vio como del cuerpo de Filemón empezaban a surgir hojas. Al tiempo de su propio cuerpo empezaron a surgir hojas parecidas.

" Adiós mi querida esposa, dijo Filemón, "Adiós" dijo Baucis". A continuación sus bocas se cerraron. Allí quedaron juntos para siempre, convertidos en árboles.


Ovidio




13 comentarios:

  1. Un relato que jamás escuché ni leí Sak, pero que me ha llenado de ternura.
    Realmente, a veces, no me importaría ser dos árboles..
    Un beso, niña-

    ResponderEliminar
  2. CUANTO ME ALEGRA SEGUIRTE LEYENDO... BESOS

    ResponderEliminar
  3. Me alegra que te haya gustado, Princesa. A mí me encantan los árboles...

    Sergio, a mi me encanta seguir viéndote.

    Muchos besos a los dos.

    ResponderEliminar
  4. Quase chorei. Fiquei completamente arrepiada. Linda historia!

    ResponderEliminar
  5. Esta historia aunque tiene cierta melancolía pero tiene un pequeño toque de alegría...

    Me ha agradado.

    ResponderEliminar
  6. Que bonita historia con sabor a leyenda, los arboles siempre guardan historias, bellas historias Sakk.
    Un placer leerte de vuelta.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  7. Una historia preciosa, guapa... y el poema anterior es exquisito... Me alegro de que hayas vuelto "a las andadas". Besos de corazón, cariño,
    V.

    ResponderEliminar
  8. Preciosa historia Sakkarah, reencarnarse en arbol, fuente de vida...

    Muaks.

    ResponderEliminar
  9. Árboles que perdurarían y contunuarían guardando el templo.

    Besos

    ResponderEliminar
  10. Sí, Sylvia, es muy linda.

    Ex compi, es una leyenda de la mitología, es muy bonita.

    Me alegra que te gustara la leyenda, Eurice.

    Poeta, me alegra muchísimo verte...Tenía que volver, os echaba mucho en falta.

    Sí, Alalba, a mi me encantan lso árboles.

    Seguro que sí, Trini, lo seguirían guardando.

    Muchos besos a todos.

    ResponderEliminar
  11. Me ha encantado. Los árboles son unos seres maravillosos, sería estupendo convertirse en un roble centenario y ver pasar la vida un año tras otro.
    Besitos

    ResponderEliminar
  12. Ovidio es el autor de este mito y otros muchos en su libro "Metamorfosis". Autor latino que recoge la tradición grecolatina de los mitos, y al final de cada uno transforma a un personaje; de ahí lo de llamar al libro "metamorfosis".

    ResponderEliminar
  13. Muchísimas gracias Moramorao...

    Ahora intentaré corregirlo.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...