lunes, 16 de noviembre de 2009

Filemón y Baucis.


Esposos que vivían en una humilde choza de la región de Frigia.

Se habían casado muy jóvenes y envejecido juntos en aquella cabaña cubierta de paja y carrizo.

Zeus acompañado de Hermes, tomaron apariencia humana y fueron a recorrer las tierra de Frigia.

Habían pedido ya hospitalidad en varias casas y esta les fue negada. Llegaron a la pobre cabaña de Filemón y Baucis y ambos les acogieron cortésmente Les prepararon la comida con lo poco que tenían, implorando incluso el perdón a sus huéspedes por lo poco que podían ofrecerles.

Los dioses compartieron la pobre comida y a continuación se dieron a conocer en su verdadero ser. Les dijeron que ante el comportamiento de los habitantes de la zona, habían decidido arrasarla. Ellos deberían acompañarlos y abandonar su hogar para no perecer.
Acompañaro
n a los dioses a lo alto de una montaña y a poco vieron todos los campos y casas de la región inundados. Sólo su casa se había salvado y convertido en un hermoso templo de mármol y oro. Perplejos ante lo que veían, Zeus les preguntó cual era su mayor deseo para concedérselo. Después de consultarse ambos esposos, dijeron que su deseo era ser los guardianes de ese templo, y que como siempre habían vivido juntos, morir el mismo día.

Sirvieron en el templo y llegaron a una extrema vejez. Un día en que estaban sentados en el suelo, recordando esta aventura, Baucis vio como del cuerpo de Filemón empezaban a surgir hojas. Al tiempo de su propio cuerpo empezaron a surgir hojas parecidas.

" Adiós mi querida esposa, dijo Filemón, "Adiós" dijo Baucis". A continuación sus bocas se cerraron. Allí quedaron juntos para siempre, convertidos en árboles.


Ovidio




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...