martes, 24 de noviembre de 2009

Poesía de Zingara, ganadora de un concurso.


Extraordinaria la noche.....explendorosa luz, que pone alas al bodegón de esta vida inquieta, él cabalgando en la oscuridad, hacia un claro de luna, pá ver su piel color aceituna, besar sus labios, miel de espinos abiertos. En mi alegría despierto al viento, y en su propia agonía a mi pecho viene a refugiar.

Muero, resucito y vivo,
en el laberinto de sus
dedos,
en la caricia más profunda
que deja su aliento.

Al igual que la luna, se apasionó del Douro, y las estrellas se hicieron nodrizas del Universo, así, juegan dos filos de navajas, cortando a la brisa el hielo.

Mi bandolero, ladrón
de corazones,
teje mi abrigo
de helechos de sedal,
pá la lluvia,
primavera en otoño,
la cual como lágrimas
de eros, nos amaremos
en el desenfreno de los
abismos.

Sentada en sus rodillas, veo a la aurora despertar, susurra sinfonías abriendo las cuevas al día, le miro, me siento burbuja de corriente, me hace serpiente, baile de suspiro, quema al tocar.

Grandioso colorido el
que cae en mis ojos,
que valiente, es desvainar
la claridad, que arropa el
infierno,
de los demonios que a mi
piel vienen a quemar.

¡ No me importa, morir
...viviendo !
¡ No me importa, vivir
...muriendo!
si la canela de las ramas
de sus brazos, pá mi esta !

Zíngara




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...