martes, 1 de diciembre de 2009

El ahorcado


Mariano Coronado se salvo de la ahorca pese a ser ahorcado.

Corría el año 1802 cuando un soldado fue condenado a la pena capital por robo y homicidio. El juez dictaminó que se efectuaría en la Plaza Mayor de Valladolid. Y efectivamente se ahorcó a aquel soldado llamado Mariano Coronado. Una vez ahorcado, y creyendo que su alma había ascendido definitivamente, se bajó el cuerpo de la horca y las Hermanas de la Caridad se hicieron cargo del cuerpo, que iba camino del féretro cuando movió una mano.

Volvió a la vida poco a poco y las monjas se encontraron con un dilema ¿Lo reahorcamos? se preguntaron. Después de la sesuda reflexión se decidió que había cumplido con la justicia. Había sido condenado a la horca y había sido ahorcado, por lo que la pena ya habia sido efectuada.

Pero aqui no acaba la historia, porque después se procesó al verdugo por considerarlo culpable de la "vida" del Mariano Coronado. Afortunadamente para el "pobre" verdugo, el juez concluyó que había hecho bien su trabajo y que la culpa del poco afortunado hecho residía en haberlo bajado demasiado pronto de la soga.

En definitiva, Mariano Coronado fue condenado a la horca y con eso cumplió la pena. ¿Salió vivo? No era su problema.

Redactado por Turrente

http://www.sabiask.com/sabiasque/historia/




11 comentarios:

  1. Curiosa historia. Bueno que, por veces, los milagros se pasan y la Justicia de los hombres se baja a la Justicia de Dios. Yo soy contra la pena de muerte.

    ResponderEliminar
  2. Una historia interesante. Un beso, amiga mía,
    V.

    ResponderEliminar
  3. Una historia muy interesante querida amiga Sakkarah.

    Me alegra tu regreso y que publiques mas a menudo.

    Ahora soy yo la que no tiene tiempo ni para mi rincón ni casi para visitarte, pero nunca me olvido de ti

    Bicos meigos y mucha magia en tu vida

    PD Me olvida enhorabuena por el regalo ilusión y mucha suerte

    ResponderEliminar
  4. A veces la vida se abre camino pese a todo y nos sorprende...será el destino...existirá el Destino?...será que el Destino simplemente es un desfile de casualidades que se han conjuntado???.
    Es bonito este relato.
    Besos!
    La música espléndida y extraña como el relato.

    ResponderEliminar
  5. Metáfora de nuestra sociedad... que importancia tiene mi decisión cuando ya he obtenido mi beneficio y el reconocimiento de los demás.

    Particularmente no creo en las casualidades... cada detalle, cada hecho, cada instante nos enseña, muestra o nos da la opción a escoger nuestro camino.

    Somos el presente de nuestro pasado, y el futuro de nuestro presente.

    Hímero

    ResponderEliminar
  6. Hola Sakkarah, pasé a saludarte. Compruebo con asombro la vitalidad de tu capacidad bloguera. Besos :-)

    ResponderEliminar
  7. Que historia más curiosa y que verdad encierra,
    Buenas noches Sakk

    ResponderEliminar
  8. Bueno no se si decir que tenía mala o buena suerte el hombre.
    Creo que por lo menos le sonrío la suerte y se salvó. Yo si creo que la casualidad.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Una curiosidad con final feliz... (la imagen me produce escalofríos, siempre me impactó la horca).

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Una historia increible, me alegro que el final sea feliz..
    Besos muy dulces

    ResponderEliminar
  11. Silvia, El poeta, Meiguiña, Auroraines, Antoniatenea, Himero, Ignatiumismo, Eurice, Osane, Diavolo y Calida Serena, gracias por estar aquí, y por vuestros comentarios.

    Besos a todos.

    Yo también estoy contra la pena de muerte.

    Yo tampoco creo en la casualidad.

    Ignatiumismo, me alegra mucho verte.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...