jueves, 10 de diciembre de 2009

La distancia.


La distancia es un muro de cristal con una puerta. La palabra es la entrada a la más bella quimera, y allí quedé perdida, en la intensa belleza del laberinto acristalado.

Al otro lado, tú, donde se cruzan nuestras miradas ciegas. Médula de mi sentimiento, de actual y eterna caricia; de presente cierto en el incierto espacio.

Te saturo la mente con mis labios, de inimaginables caricias. Ósculos que se quieren quedar grabados en tu alma, traspasando la maraña de vidrio.

Caprichosas son las formas de los sueños, en esta fortaleza donde, de forma singular, te poseo.

Sakkarah




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...