viernes, 11 de diciembre de 2009

La enormidad de la ola.

Autor imagen: Marina Gergel


La enormidad de la ola, mi pequeñez. La placidez de la rueda, mi disfrute. Enfrentarme a sus aguas, como a la vida. Abarcar el mar en una mirada en soledad, llenarme hasta la muerte del deseo, y apagar tu luz.

Hoy soy, mañana, ¿quién?. ¿Habrá algún corazón que se haga un interrogante en mi ausencia? No, pero estaré ausente de mi misma, y si me dan a elegir, seré brisa perenne entre tu ropa.

Sakkarah



8 comentarios:

  1. Que sutil, ojalá nunca estes ausente de ti misma...
    Eres todo lo que tienes y desde el lugar que decidas estar, recibimos tu presencia como leve brisa.

    Cariños de
    Ro

    ResponderEliminar
  2. Quienes tienen el don de la imaginación y de saberlo plasmar en escritos siempre podrán convertirse en lo que quieran, encarnarse, brisa, todo.
    Me he regocijado en este escrito tranquilo donde como todos los días consumo la dosis de belleza que nos regalas.
    Un besazo grande.

    ResponderEliminar
  3. Convertirse en algo intangible por el mero placer de estar entre sus pertenecias, que belleza!

    Lindo, Sakkarah.

    Muaks.

    ResponderEliminar
  4. Entre tu ropa..
    me gusto tu escrito..

    Un beso..


    Un abrazo
    Saludos fraternos..

    Que tengas un lindo fin de semana..

    ResponderEliminar
  5. Brisa y ola y placidez...Amor incondicional.
    Precioso

    Besos

    ResponderEliminar
  6. La enormidad de la ola, mi pequeñez..., es cierto, ¡qué etéreos y pasajeros somos¡.

    Un beso. Aniki.

    ResponderEliminar
  7. Sempre perguntarei por ti! Sempre te esperarei, as tuas palavras sabias e maravilhosas! e nas ondas, pegaremos uma prancha e surfaremos! Beijos!

    ResponderEliminar
  8. Ro, Osane, Alalba, Adolfo, Trini, Aniki, y Silvia.

    Muchos besos, y muchísimas gracias.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...