lunes, 30 de noviembre de 2009

Sólo...



Sólo estamos solos cuando nos abandonamos a nosotros mismos.

Ángela Becerra




No todo...


No todo lo llevo en la memoria, hay cosas, que aún no queriendo, las guardo en el corazón.

Cuando visito algún lugar que me gusta o impresiona, más que fijarme y quedarme con todos sus datos históricos, me meto yo en su leyenda. Me siento viviendo allí, en ese tiempo pasado, e intento pensar como sería mi vida si la hubiese vivido de esa forma

Llegará un día, según me vaya haciendo mayor, que quizá la memoria no me responda; pero sé que siempre se harán presentes esas cosas que llevo tan dentro. El sentimiento nunca me podrá faltar.

Sakkarah




El tiempo...


El tiempo es demasiado lento para los que esperan, demasiado rápido para los que temen, demasiado largo para los que lamentan, demasiado corto para los que celebran. Pero para los que aman, el tiempo es la eternidad.

Henry Van Dyke




domingo, 29 de noviembre de 2009

Sin asfixiarme.


Sin asfixiarme, sin ser el espejo que me refleja, ni la sombra que no se separa de mi; te necesito para seguir adelante, para tener fuerza y sujetar el tiempo.

Dame un toque al equivocarme, apóyame y oponte cuando vaya errada en mis impulsos. Enséñame lo bello ante tus ojos, dame la mano para vivir. No dejes de ser tú, te necesito así para complemento mío.

Sólo oblígame a ser yo misma.

Sakkarah




sábado, 28 de noviembre de 2009

Puestos a soñar...



Puestos a soñar, soñamos muchas cosas. Al hablar de sueños, hablo de propósitos. Muchos de estos propósitos o sueños, sólo nos pasan por el pensamiento, y no nos planteamos ponerlos en acción.

Puede que esto responda a que tengamos miedo de que nuestro cuerpo físico nos limite; pero yo más bien pienso que lo que nos limita es la mentalidad que nos hemos creado para nuestra edad.

Nos decimos: ¿Si hago esto, que van a pensar?. Van a decir que soy como un niño, dirán que es ridículo para mi edad, eso queda para la gente más joven, eso es una falta de madurez... Y así nos frenamos.

¿Es bueno frenarse? ¿Es bueno encasillarse cuando uno ya tiene cierta edad?

Sakkarah









Over the rainbow


Para escuchar, cerrar música de fondo al final de la página.




En algún lugar sobre el arcoíris
Muy alto
Y los sueños que has soñado
Alguna vez en una canción de cuna
En algún lugar sobre el arcoíris
Pájaros azules vuelan
Y los sueños que has soñado
Los sueños de verdad se vuelven realidad
Algún día desearé en una estrella
Despertar donde las nubes están lejos debajo de mí
Donde los problemas se derriten como gotas de limón
Muy arriba de las chimeneas es ahí donde me encontrarás
En algún lugar sobre el arcoíris pájaros azules vuelan
Y los sueños a los que te atreves, ¿oh por qué, oh por qué no puedo?
Bueno, veo árboles de verde y
Rosas rojas también
Las veré florecer para ti y para mí
Y pienso para mí mismo
Qué mundo tan maravilloso
Bueno, veo cielos de azul y veo nubes de blanco
Y la brillantez del día
Me gusta lo oscuro y pienso para mí mismo
Qué mundo tan maravilloso
Los colores del arcoíris tan bonitos en el cielo
Están también en las caras de la gente que va pasando
Veo amigos dándose la mano
Diciendo: “¿Cómo estás?”
Están en verdad diciendo: “Yo… yo te amo”
Escucho bebés llorar y los veo crecer
Aprenderán mucho más de lo que
Nosotros sabemos
Y pienso para mí mismo
Qué mundo tan maravilloso
Algún día desearé sobre una estrella
Despertar donde las nubes están lejos debajo de mí
Donde los problemas se derriten como gotas de limón
Muy arriba de las chimeneas es ahí donde me encontrarás
En algún lugar sobre el arcoíris rumbo arriba
Y los sueños a lo que te atreves, ¿oh por qué, oh por qué no puedo?

Letra canción

Muchas gracias Pequeño Richard por sugerírmela

viernes, 27 de noviembre de 2009

Sentir la vida.



Autor imagen: Juan Velasco



Sentir la vida más plena, o sentirme más plena de vida; ¿dónde?. Dejo volar la imaginación volviendo a desandar lo andado y explorando cada sensación. En la ciudad todo es rítmico, rápido. Se suceden todos los acontecimientos posibles en el ser humano, amistad, amor, encuentros, desencuentros, arte, ayuda...¿Me falta el aire? No. Hay grandes jardines que hacen de pulmón; me falta el sentirme unida al único lugar del que me llega la armonía: la naturaleza. Encuentro mi plenitud al estar en ella, en un pinar, en soledad, dejando fluir cada recuerdo. Es entonces cuando todo lo vivido es pleno, cuando le quito magnitud a unas cosas y se las añado a otras que me pasaron desapercibidas.

Cada cual tiene su paraíso. El pensamiento vuela al lugar donde ha vivido o le gustaría vivir las mejores escenas; recreando el sentimiento más preciado.


Ahora, la gran ciudad me reclama. En compañía viviré todas las realidades; Injusticias, despechos, venganzas,miedos, adhesiones interesadas, prepotencias, dudas, presunciones.... Y quizá también amor, o el tesoro de encontrar una mano tendida sin pretensión alguna.

Sakkarah




jueves, 26 de noviembre de 2009

Si fracasas.


Uno no puede sentirse enfadado o arrepentido cuando algo fracasa. A veces me ha pasado a mi eso de arrepentirme por acciones que me han llevado a donde no quería llegar.

Pero no es así. Sé que tengo que ver mis acciones como si fueran experimentos y preguntas de las cuales recibo una aclaración. La vida es un continuo aprendizaje, y el éxito y el fracaso son respuestas.

Yo, pensándolo, creo que en la vida estoy jugando a la gallinita ciega: Voy y tropiezo, pero no aprendo. Eso ¿Por qué es?. Porque en el siguiente viaje me pongo a jugar y me vendo los ojos.

Sakkarah




miércoles, 25 de noviembre de 2009

En la estación.

Es bonito estar en una estación de tren, y que de repente aparezcan 200 bailarines. Así sucedió ne Bélgica.

Quitar sonido al final de la página.

Citas


El que es capaz de sonreír cuando todo le esta saliendo mal, es porque ya tiene pensado a quien echarle la culpa.


Optimista es aquél que cree poder resolver un atasco de tráfico tocando el claxon.


En estos tiempos se necesita mucho ingenio para cometer un pecado original.


Si no puedes convencerlos, confúndelos.



Desconocido






Mirarse en los ojos del amor, es recibir el mejor reflejo de uno mismo. Ellos traspasan toda imperfección, y bucean sacando el tesoro que quedó atrapado en el naufragio de la vida. Es donde uno se siente grande aun sin méritos.

Esa mirada te devuelve lo que desearías ser. Allí estás, con tus mejores trajes, tus delicados gestos. Es un resorte que te impele a superarte. Cuando queda mudo el tacto, sientes como tu piel se eriza presa de una caricia imaginaria, pero tan real...

Los ojos fijos, perdidos es esa quimera, donde el tiempo se hace silencioso omitiendo su tic-tac , y toma la forma de sombra salpicada de soles que habla de eternidad.

Sakkarah




martes, 24 de noviembre de 2009

Todo hombre digno.


Todo hombre, digno de ese nombre,
lleva en su corazón una serpiente amarilla
instalada como en un trono,
que si, él dice: "quiero", ella responde: "no".

Hunde tus ojos en los ojos fijos
de las ninfas o de las satiresas,
que ella dirá: "Piensa en tu obligación".

Engendres hijos o plantes árboles,
pulas versos y esculpas mármoles,
que te dirá: "¿vivirás esta tarde?"

Sea que esté planeando, sea que esté esperando,
el hombre no vive en un solo instante
sin tener que sufrir la advertencia
de esa sierpe insoportable.

Baudelaire




Poesía de Zingara, ganadora de un concurso.


Extraordinaria la noche.....explendorosa luz, que pone alas al bodegón de esta vida inquieta, él cabalgando en la oscuridad, hacia un claro de luna, pá ver su piel color aceituna, besar sus labios, miel de espinos abiertos. En mi alegría despierto al viento, y en su propia agonía a mi pecho viene a refugiar.

Muero, resucito y vivo,
en el laberinto de sus
dedos,
en la caricia más profunda
que deja su aliento.

Al igual que la luna, se apasionó del Douro, y las estrellas se hicieron nodrizas del Universo, así, juegan dos filos de navajas, cortando a la brisa el hielo.

Mi bandolero, ladrón
de corazones,
teje mi abrigo
de helechos de sedal,
pá la lluvia,
primavera en otoño,
la cual como lágrimas
de eros, nos amaremos
en el desenfreno de los
abismos.

Sentada en sus rodillas, veo a la aurora despertar, susurra sinfonías abriendo las cuevas al día, le miro, me siento burbuja de corriente, me hace serpiente, baile de suspiro, quema al tocar.

Grandioso colorido el
que cae en mis ojos,
que valiente, es desvainar
la claridad, que arropa el
infierno,
de los demonios que a mi
piel vienen a quemar.

¡ No me importa, morir
...viviendo !
¡ No me importa, vivir
...muriendo!
si la canela de las ramas
de sus brazos, pá mi esta !

Zíngara




lunes, 23 de noviembre de 2009

Tú tienes el reloj, yo tengo el tiempo.


No sé mi edad: nací en el desierto del Sahara, sin papeles...!

Nací en un campamento nómada tuareg entre Tombuctú y Gao, al norte de Mali. He sido pastor de los camellos, cabras, corderos y vacas de mi padre. Hoy estudio Gestión en la Universidad Montpellier. Estoy soltero. Defiendo a los pastores tuareg. Soy musulmán, sin fanatismo

- ¡Qué turbante tan hermoso...!

- Es una fina tela de algodón: permite tapar la cara en el desierto cuando se levanta arena, y a la vez seguir viendo y respirando a su través.

- Es de un azul bellísimo...

- A los tuareg nos llamaban los hombres azules por esto: la tela destiñe algo y nuestra piel toma tintes azulados...

- ¿Cómo elaboran ese intenso azul añil?

- Con una planta llamada índigo, mezclada con otros pigmentos naturales. El azul, para los tuareg, es el color del mundo.

- ¿Por qué?

- Es el color dominante: el del cielo, el techo de nuestra casa.

- ¿Quiénes son los tuareg?

- Tuareg significa "abandonados", porque somos un viejo pueblo nómada del desierto, solitario, orgulloso: "Señores del Desierto", nos llaman. Nuestra etnia es la amazigh (bereber), y nuestro alfabeto, el tifinagh.

- ¿Cuántos son?

- Unos tres millones, y la mayoría todavía nómadas. Pero la población decrece... "¡Hace falta que un pueblo desaparezca para que sepamos que existía!", denunciaba una vez un sabio: yo lucho por preservar este pueblo.

- ¿A qué se dedican?

- Pastoreamos rebaños de camellos, cabras, corderos, vacas y asnos en un reino de infinito y de silencio...

- ¿De verdad tan silencioso es el desierto?

- Si estás a solas en aquel silencio, oyes el latido de tu propio corazón. No hay mejor lugar para hallarse a uno mismo.

- ¿Qué recuerdos de su niñez en el desierto conserva con mayor nitidez?

- Me despierto con el sol. Ahí están las cabras de mi padre. Ellas nos dan leche y carne, nosotros las llevamos a donde hay agua y hierba... Así hizo mi bisabuelo, y mi abuelo, y mi padre... Y yo. ¡No había otra cosa en el mundo más que eso, y yo era muy feliz en él!

- ¿Sí? No parece muy estimulante. ..

- Mucho. A los siete años ya te dejan alejarte del campamento, para lo que te enseñan las cosas importantes: a olisquear el aire, escuchar, aguzar la vista, orientarte por el sol y las estrellas... Y a dejarte llevar por el camello, si te pierdes: te llevará a donde hay agua.

- Saber eso es valioso, sin duda...

- Allí todo es simple y profundo. Hay muy pocas cosas, ¡y cada una tiene enorme valor!

- Entonces este mundo y aquél son muy diferentes, ¿no?

- Allí, cada pequeña cosa proporciona felicidad. Cada roce es valioso. ¡Sentimos una enorme alegría por el simple hecho de tocarnos, de estar juntos! Allí nadie sueña con llegar a ser, ¡porque cada uno ya es!

- ¿Qué es lo que más le chocó en su primer viaje a Europa?

- Vi correr a la gente por el aeropuerto.. . ¡En el desierto sólo se corre si viene una tormenta de arena! Me asusté, claro...

- Sólo iban a buscar las maletas, ja, ja...

- Sí, era eso. También vi carteles de chicas desnudas: ¿por qué esa falta de respeto hacia la mujer?, me pregunté... Después, en el hotel Ibis, vi el primer grifo de mi vida: vi correr el agua... y sentí ganas de llorar.

- Qué abundancia, qué derroche, ¿no?

- ¡Todos los días de mi vida habían consistido en buscar agua! Cuando veo las fuentes de adorno aquí y allá, aún sigo sintiendo dentro un dolor tan inmenso...

- ¿Tanto como eso?

- Sí. A principios de los 90 hubo una gran sequía, murieron los animales, caímos enfermos... Yo tendría unos doce años, y mi madre murió... ¡Ella lo era todo para mí! Me contaba historias y me enseñó a contarlas bien. Me enseñó a ser yo mismo.

- ¿Qué pasó con su familia?

- Convencí a mi padre de que me dejase ir a la escuela. Casi cada día yo caminaba quince kilómetros. Hasta que el maestro me dejó una cama para dormir, y una señora me daba de comer al pasar ante su casa.... Entendí: mi madre estaba ayudándome...

- ¿De dónde salió esa pasión por la escuela?

- De que un par de años antes había pasado por el campamento el rally París-Dakar, y a una periodista se le cayó un libro de la mochila. Lo recogí y se lo di.. Me lo regaló y me habló de aquel libro: El Principito. Y yo me prometí que un día sería capaz de leerlo...

- Y lo logró.

- Sí. Y así fue como logré una beca para estudiar en Francia.

- ¡Un tuareg en la universidad. ..!

- Ah, lo que más añoro aquí es la leche de camella... Y el fuego de leña. Y caminar descalzo sobre la arena cálida. Y las estrellas: allí las miramos cada noche, y cada estrella es distinta de otra, como es distinta cada cabra... Aquí, por la noche, miráis la tele.

- Sí... ¿Qué es lo que peor le parece de aquí?

- Tenéis de todo, pero no os basta. Os quejáis. ¡En Francia se pasan la vida quejándose! Os encadenáis de por vida a un banco, y hay ansia de poseer, frenesí, prisa... En el desierto no hay atascos, ¿y sabe por qué? ¡Porque allí nadie quiere adelantar a nadie!

- Reláteme un momento de felicidad intensa en su lejano desierto.

- Es cada día, dos horas antes de la puesta del sol: baja el calor, y el frío no ha llegado, y hombres y animales regresan lentamente al campamento y sus perfiles se recortan en un cielo rosa, azul, rojo, amarillo, verde...

- Fascinante, desde luego...

- Es un momento mágico... Entramos todos en la tienda y hervimos té. Sentados, en silencio, escuchamos el hervor... La calma nos invade a todos: los latidos del corazón se acompasan al pot-pot del hervor...

- Qué paz...

- Aquí tenéis reloj, allí tenemos tiempo.

Entrevista realizada por VÍCTOR-M. AMELA a:

MOUSSA AG ASSARID




En sus manos.


En sus manos se derretirá esta nieve de invierno que hace que tirite en la soledad de la noche. Retirarás la ceniza de un fuego extinguido, y el peso de tu boca lo sentiré en los labios. Fina hierba mi piel para tu espalda.

Murmullo sagrado en el altar del amor, secreto trascendente en mi oído. Suave corcel en mi cintura, tú,, enorme en todo. Tiza de vida, sello incandescente en el alma.

Un ventisquero nuestro oculto a los ojos del mundo, con el sonido de tu risa, y la luz de tu mirada.

Sakkarah




domingo, 22 de noviembre de 2009

Parece...


Parece que ser responsables nos asusta, o nos resistimos a ello. Da la impresión de que si somos responsables no haremos lo que queramos, no podremos ser espontáneos, que tendremos que ser demasiado racionales. Pero yo no lo creo así, para mí la responsabilidad es asumir lo que hacemos, sea espontáneo, diferente, o como sea.

Ser responsable no es aceptar un deber, es seguir el camino de lo que se quiere, y cuando uno hace lo que quiere lo arrostra siempre. Vivir como uno quiere es un desafío y una aventura.

Seamos responsables...


Sakkarah




sábado, 21 de noviembre de 2009

A veces...


A veces no es malo el silencio, en el nos encontramos a nosotros mismos y las respuestas a lo que verdaderamente deseamos.

El misterio es bonito siempre que se llegue a algún claro.

La vida también tiene misterio y luz. No es sólo una fosa, en ella es donde están las verdaderas estrellas, las que se ven lucir.


Sakkarah




viernes, 20 de noviembre de 2009

Es curioso...


Es curioso ver que la mayoría de las parejas, al terminar su amor, terminan mal. No sólo sacando los trapos sucios de toda la relación, sino que se niegan la palabra.

No entiendo, que si se ha amado, uno pueda hablar después con tanto desprecio de aquello que quiso. Imagino que cuando se rompe una relación, es que no todo ha ido de rosas, pero tampoco veo lógica en el desprecio que se pone en la persona a la que te unía el sentimiento.

Creo que la mejor manera de acabar es siguiendo con la amistad. Para la persona que aun sigue amando, es la manera más fácil de olvidar. Si se queda mal, el darle vueltas a lo que se dejó de decir, o al rencor por sentirse abandonado, hace que las pasiones se sigan moviendo; en cambio con la amistad se van apagando.

Todo lo que enciende, como la ira, remueve las ascuas.Mejor echar agua, que discurra como manso río.

Sakkarah




Charla entre la razón y el corazón.



¿Y si en realidad el tiempo no lo pudiese todo, si no fuese tan cierto que las cosas con el pasar de los días se van olvidando, o las heridas no se van cerrando, cuantas cosas cambiarían?


Porque es muy fácil pensar que con solo dejar pasar los días, meses o años las cosas se solucionan, y lo peor es que uno se auto convence, y se cree un superado, alguien que tuvo la suerte de superar un dolor y sobreponerse, y se vuelve a sentir fuerte...


Sin embargo, un buen día, quizá el menos pensado, todo el castillo que creías tan sólido comienza a temblar, porque te encuentras de nuevo cara a cara con el dolor, con ese sentimiento tan helado y tan dormido del que ya casi ni te acordabas, y que, muy a pesar de todo, sigue ahí, y comienza a despertarse con todas las fuerzas acumuladas por el tiempo en que estuvo inactivo y quiere salir, quiere gritar que está vivo y que va a dar pelea, por que la RAZÓN piensa:

"¡Otra vez no! ¿o acaso no te acuerdas el tiempo que te costo volver a ponerte en pie?, ¿o no te acuerdas de esas noche sin dormir, de esos desvelos y angustias, de tus días vacíos, de tus noches sin estrellas?. ¿Quieres realmente volver a vivir todo eso, o ahora que ya estas de pie no seria mejor que anduvieras por otros caminos? Porque, sinceramente, amores no te faltan, tienes la capacidad de enamorar a quien quieras, y te vas a hacer problema por un hombre/una mujer que, en realidad, no sabes si te quiere, no sabes si te engaña?...


¡Piensa! ¡no te equivoques! Una vez creíste tocar el cielo con las manos y en un instante descendiste al más profundo de los infiernos, ¿crees que vale la pena?.
Haz lo que te digo, no existen los amores eternos, y seguramente, todo eso lo único que te va a hacer es ilusionarte y volverte a lastimar." Y se hace un silencio eterno...

El CORAZÓN, aturdido por las palabras de la RAZÓN, se queda sin aliento, pero después de un rato de pensar, donde la RAZÓN ya creía tener ganada la partida, el CORAZÓN replica:


"No sé si tus palabras son del todo ciertas, pero sí sé que no son tampoco del todo equivocadas: no es lo mismo pensar que sentir, no es lo mismo razonar que hacer las cosas impulsivamente, porque los que piensan son aquellos que nunca se arriesgan, y pobre de aquel que no esté dispuesto una vez en su vida a perderlo todo por la persona que ama, pobre de aquel que no está dispuesto a olvidar, porque nunca será perdonado, pobre de aquel que es tan ciego y vacío, que no es capaz de dejar de lado todas las trivialidades de la vida por amor... Pobre de quien teniendo en frente el amor de su vida, no es capaz de quitarse la careta y sentir...

Porque el amor no sólo es alegría, no solo es paz y ternura, el amor es también dolor y lagrimas, es angustia y desvelo, es muchas cosas, pero bueno...la verdad es que no sé qué pesa más, si la RAZÓN o el CORAZÓN.


Lo que si sé es que si uno no siente se transforma simplemente en una roca, una cosa que no es capaz de demostrar cariño y confianza, un cuerpo sin alma.
Por eso creo que uno debe jugarse por lo que siente... le puede salir bien o mal, puede equivocarse o vivir el resto de su vida con la persona que ama... lo que sí es cierto es que jamás perdonaría a alguien que por rencor o desconsuelo no sea capaz de tomar a la persona que ama, y gritarle a todo el mundo que por ella daría la vida...


Y, por ultimo, otra cosa que tengo bien clara, es que el que se enamora soy yo, y el amor se siente con el CORAZÓN, no con la CABEZA".


Se hizo el silencio... y, sin mediar palabra, el CORAZÓN, decidió tomar el camino correcto... y fue tras el Amor...


Anónimo








jueves, 19 de noviembre de 2009

Vivir por ti.


Si tuviera que habitar en el país de las sombras,
si el vacío cubriera mis ojos con un negro crespón.
La luz de mi amor me guiaría hasta encontrarte
en algún lugar del tiempo

Tu aliento me hace vivir,
me da fuerzas para seguir el camino.
Tu voz hace que mi corazón se cargue de ternura.
Tu mirada guía mis sueños.
La dulzura de tus besos me llena de pasión.

Cuando llega la noche me siento a tu lado,
te pienso, te sueño
y amanezco contigo en el más precioso abrazo

Vivir sin amarte es vivir despreciando
los bellos colores del arco iris,
es vivir la rutina gris de la vida.
Te amaré siempre porque me mantienes llena de luz,
luz que puedo irradiar a mi alrededor
por haberte conocido, amor.


Sakkarah




Dice...


Dice Gracián que hoy ser sabio cuesta más que antiguamente, y que es más difícil tratar con el otro. ¿Será que con el avance tecnológico nos hemos vuelto tan complicados como las máquinas? Esto lo digo por la dificultad para tratarnos con el otro. En cuanto a la sabiduría lo entiendo, porque la sabiduría la da la vida, la experiencia y el encuentro con uno mismo en el pensamiento.

Hoy vivir se vive, pero contrarreloj, con prisas, y casi sin pensar. Nuestros movimientos a veces se hacen mecánicos, y creo que nuestra mente también. Nos ponemos unos patrones fijos y fáciles con los que podemos tener todo controlado y juzgar al otro. Todo lo que se salga de ahí lo rechazamos y no lo intentamos comprender. Claro, es que comprender al otro necesita un esfuerzo del pensamiento, o de intentar ponerse en su lugar, pero estamos tan ajustados de tiempo, que se nos hace costoso.

Pero es tontería hablar de esto, pensar no divierte, no produce dinero, ni saca billetes gratis para unas buenas vacaciones en el extranjero, o un chalet mono al que invitar a los amigos para que lo admiren como si se tratara de un museo.

Que cosas digo, pensar, comprender...Creo que se borraron ya del diccionario estas palabras.

Sakkarah




miércoles, 18 de noviembre de 2009

Citas



“Al hombre sólo le gusta contar sus problemas, pero no cuenta sus alegrías”

(Fiódor Dostoievski)


“Las cadenas de la esclavitud solamente atan las manos: es la mente lo que hace al hombre libre o esclavo”

(Franz Grillparzer)


“Los hombres olvidan siempre que la felicidad humana es una disposición de la mente y no una condición de las circunstancias”

(John Locke)

“Hay dos tipos de preocupaciones: las que usted puede hacer algo al respecto y las que no. No hay que perder tiempo con las segundas”

(Duke Ellington)

"Cuando uno realiza un viaje tiene ya algo que contar"

(Asmus).




martes, 17 de noviembre de 2009

Siguiendo...


Siguiendo la marcha actual de la vida, parece que hemos perdido los papeles, que no sabemos cuál es nuestro lugar, y nos abrimos paso a manotazos. Antes nos decían como debíamos hacerlo todo, teníamos unas pautas por las que había que encauzarse; pero sería muy triste que necesitáramos de ello, que una vez que hemos roto las cadenas, no supiéramos sobrevivir a la libertad.

Quizá la vida sea una película, en la que nosotros somos actores y directores. Puede ser que al fin, nos podamos sentar a ver pasar las cómicas escenas, y también puede ser que nos tengamos que abochornar.

Sakkarah





Creo que es digno de ver...

PINCHAR AQUI


lunes, 16 de noviembre de 2009

Filemón y Baucis.


Esposos que vivían en una humilde choza de la región de Frigia.

Se habían casado muy jóvenes y envejecido juntos en aquella cabaña cubierta de paja y carrizo.

Zeus acompañado de Hermes, tomaron apariencia humana y fueron a recorrer las tierra de Frigia.

Habían pedido ya hospitalidad en varias casas y esta les fue negada. Llegaron a la pobre cabaña de Filemón y Baucis y ambos les acogieron cortésmente Les prepararon la comida con lo poco que tenían, implorando incluso el perdón a sus huéspedes por lo poco que podían ofrecerles.

Los dioses compartieron la pobre comida y a continuación se dieron a conocer en su verdadero ser. Les dijeron que ante el comportamiento de los habitantes de la zona, habían decidido arrasarla. Ellos deberían acompañarlos y abandonar su hogar para no perecer.
Acompañaro
n a los dioses a lo alto de una montaña y a poco vieron todos los campos y casas de la región inundados. Sólo su casa se había salvado y convertido en un hermoso templo de mármol y oro. Perplejos ante lo que veían, Zeus les preguntó cual era su mayor deseo para concedérselo. Después de consultarse ambos esposos, dijeron que su deseo era ser los guardianes de ese templo, y que como siempre habían vivido juntos, morir el mismo día.

Sirvieron en el templo y llegaron a una extrema vejez. Un día en que estaban sentados en el suelo, recordando esta aventura, Baucis vio como del cuerpo de Filemón empezaban a surgir hojas. Al tiempo de su propio cuerpo empezaron a surgir hojas parecidas.

" Adiós mi querida esposa, dijo Filemón, "Adiós" dijo Baucis". A continuación sus bocas se cerraron. Allí quedaron juntos para siempre, convertidos en árboles.


Ovidio




Noche y día.


Noche y día al pensar en ti, te nombro.
Si me escucharas...
Si escucharas la ternura
que hay en mi al pronunciarlo...
En ella van todas las caricias que te di
y las que no puedo darte.
Acude la desesperación a mi alma,
porque mi piel necesita tu contacto,
porque mis noches te necesitan.
Cada despertar busco tu mirada y no estás...

El universo entero llora tu falta,
porque saben de este amor.
Saben de la tristeza de la distancia y el silencio.
El mundo se siente herido, porque es injusto.
Si la vida ha dejado nacer este amor,
es injusto que al despertar no pueda verte,
que no pueda acariciarte;
y las estrellas lloran,
el volcán ruge desde lo más profundo.
El universo entero te nombra y te llama,
no te llamo yo, te llaman ellos.

Los colores se vuelven pálidos al ver mi tristeza,
el viento calla.
El universo vive con pena la injusticia de no verte.
Mis manos se extienden para que tu las sujetes,
pero encuentran el vacío.
Mi cuerpo me pide ser abrazado
y el frío de la soledad lo recorre cada madrugada

Nací para amarte
y no puedo ocupar mi lugar en la vida.
Mi corazón te susurra pidiéndote ayuda,
pero no comprendes la grandeza
de este amor que por ti vive

Sakkarah




domingo, 15 de noviembre de 2009





No se puede...


No se puede atrapar el viento,
ni intentar sujetar la brisa
Imposible enlazar el sol
o descolgar una estrella
No se puede retener el amor
cuando no te pertenece

Sakkarah




sábado, 14 de noviembre de 2009

En mi encuentro...


En mi encuentro con tus ojos,
el silencio se convierte en melodía
del canto de la naturaleza.
Se me pone un nudo de sueños en el estómago,
Lo prohibido pierde todo sentido,
es un viaje hacia la libertad.
Las aguas corren rápidas
queriendo salpicar de amor la ribera

El deseo me inunda de sensaciones
que rompen en mi piel
como las olas en los acantilados,
y la ternura se deja caer como rocío
sobre un pétalo de flor silvestre.
Una llama viva se prende en mi corazón
haciéndolo arder atormentado en tanta actividad

Mi alma se entrega como rama de otoño,
desnuda en espera de una primavera
de amor de tu corazón.
Con tus maneras tan rebeldes y tan mías,
tan libres...tan tuyas...

Sakkarah.




domingo, 1 de noviembre de 2009


En estos momentos de mi vida, no doy más de sí. Lo he intentado, pero me falta tiempo para llevar el blog adelante.

Me da mucha tristeza cerrarlo, pero no me queda otro remedio. Puede que pronto cambien las cosas, y esté de vuelta...No lo sé; pero os dejo el inmenso cariño que siento por todos vosotros.

Siempre que pueda entraré a visitaros.
No me olvidesis del todo...que yo no os olvidaré.

Sakkarah
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...