sábado, 30 de enero de 2010

Me pasé tanto tiempo...

Me pasé tanto tiempo jugando a las casitas en los arroyuelos secos, que ahora quisiera jugar en casa a sentarme de nuevo en ellos, a respirar ese aire sano, y esa paz de los campos castellanos con su mies amarilla.

En este momento quisiera sentir el calor que pega a primera hora de la tarde en verano, y ver ese cielo tan claro y limpio. Me encantaría tener la mirada perdida en esa carretera estrecha llena de curvas y cuestas que llevaba al pueblo cercano. ¡Tantas veces la recorrí en bicicleta…!

Desearía estar con esa sensación de espera en que aparezca el niño que ocupaba mis sueños en aquel momento, y ese jugar inocente a los sentimientos. Pero los años se suceden y a veces hasta el tiempo es cruel a su paso, no siempre.

Seguramente habrá otros latidos, otras alegrías, y otras esperas ilusionadas. Son mis ojos los que tienen que estar preparados para recrearlas.


Sakkarah



15 comentarios:

  1. je. je..

    eres como nuestro Guadiana....

    ResponderEliminar
  2. Claro que sí Sakkarah...seguramente lo harás...tu niña , te va a guiar...
    Qué lindos recuerdos...
    Besotes amiga.
    Buen fin de semana. Me gustó este relato.

    ResponderEliminar
  3. Jajaja, Deseo, nunca mejor dicho.

    Muchas gracias, Mariana.

    Beos para los dos.

    ResponderEliminar
  4. Que bonitos recuerdos y que bonita foto.
    Seguro que llegarán tiempos mejores de esperas dulces con apasionados reencuentros. Un beso

    ResponderEliminar
  5. Si, Osane, yo confío en que sí.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  6. fullll, muy buena tu deducción, si!! la esencia aún sigue ahí.
    besos

    ResponderEliminar
  7. Todos llevamos dentro
    al niño que somos
    solo hace falta sacarlo
    de vez en cuando.

    Besiños Sak.

    ResponderEliminar
  8. Por mucho tiempo que pasarás, siempre hay más para poder pasar en cuanto te lo propongas.

    Besos

    ResponderEliminar
  9. Pues sí, chica, hay que volver a los pueblos de vez en cuando y sentir la fuerza de la naturaleza.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  10. ¿Cualquier tiempo pasado fue mejor?
    Decididamente no. Cada época de la vida esconde momentos inolvidables que nos descubrirá la memoria en el futuro.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  11. La promesa de tiempos mejores, cuando la impaciencia es mucha dentro del alma, parece cruel promesa, parece que se aleja al quererla alcanzar... entonces me detengo y miro mi presente y digo: "todo pasa, todo pasa, paciencia, mañana reirás"
    Unas palmaditas que me regresan a mi presente, al que si existe, al que me rodea ¿por qué esperar, si cuento con el ahora? jejeje
    Así los pensamientos van y vienen.

    Un abrazo, me gusta verte de regreso.
    Ro

    ResponderEliminar
  12. La niñez es la mejor etapa de la vida...todos tenemos que conservar una parte de niñ@ en nuestras vidas...saludos...te espero

    ResponderEliminar
  13. Volveran esas sensaciones,ese latir...volveran sin lugar a dudas...

    Un besote

    ResponderEliminar
  14. Los recuerdos que tenemos de nuestra niñez, siempre son especiales. Tendemos a magnificarlos pues en esa época todo era maravilloso, la inocencia de los niños no concebían que fuesen de otra forma.
    Muy bonito tu relato y de vez en cuando nos conviene hacernos niños otra vez, te aseguro que eso limpia mucho el alma.

    Un beso guapa

    Pilar

    ResponderEliminar
  15. Esos recuerdos son muy bontitos, pero es cierto que vendrán otras experiencies, y no podríamos disfrutarlas y vivirlas plenamente si nos quedásemos anclados al pasado.

    Te lo dice un nostálgico empedernido.

    Besosssssssssss.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...