miércoles, 3 de febrero de 2010

El jardín dormido


Cuando el sueño la abrazó, yo robé mi mano,

Cubrí sus sueños,

Vi la miel ocultarse tras sus párpados,

Recé por dos piernas milagrosas,

Me incliné sobre los latidos de su corazón,

Vi trigo sobre mármol y sueño.

Una gota de mi sangre lloró,

Temblé...

El jardín duerme en mi lecho.



Fui hacia la puerta

Sin volverme hacia mi alma dormida,

Oí el tintineo antiguo de sus pasos y las campanas de mi corazón.



Fui hacia la puerta

- la llave está en su bolso

y ella duerme como un ángel después del amor-.

Noche sobre lluvia en la calle y ningún ruido

Salvo los latidos de su corazón y la lluvia.



Fui hacia la puerta.

Se abre,

Salgo.

Se cierra,

Mi sombra se desliza tras de mí.

¿Por qué digo adiós?

Desde ahora soy extraño a los recuerdos y a mi casa.

Bajé las escaleras.

Ni un ruido,

Salvo los latidos de su corazón, la lluvia

Y mis pasos sobre la escalera que desciende

Desde sus manos al deseo de viajar.



Llegué al árbol.

Allí, ella me abrazó,

Allí me golpearon los rayos de plata y clavel,

Allí comenzaba su universo,

Allí se terminaba.

Me detuve unos instantes hechos de azucenas y de invierno,

Me marché,

Dudé,

Luego me marché.

Recogí mis pasos y mi recuerdo salado

Y me marché en mi compañía.



Ni despedida ni árbol.

Los deseos se han dormido tras las ventanas,

Todas las historias de amor

Y todas las traiciones se han dormido tras las ventanas,

Y la policía secreta también...



Rita duerme... duerme y despierta sus sueños.

Por la mañana recogerá su beso

Y sus días,

Luego preparará mi café árabe

Y su café con leche.

Me preguntará, por milésima vez, por nuestro amor

Y responderé:

Soy el mártir de las manos que,

Cada mañana, me preparan el café.



Rita duerme... duerme y despierta sus sueños.

- ¿Nos casaremos?

- Sí.

- ¿Cuándo?

- Cuando crezcan violetas

En las gorras de los soldados.



He recorrido las calles, el edificio de correos,

Los cafés de las aceras, los clubes nocturnos

Y las ventanillas de venta de billetes.

Te amo, Rita. Te amo. Duerme, yo parto

Sin motivo, como los pájaros violentos, yo parto

Sin motivo, como los vientos débiles, yo parto.

Te amo, Rita. Te amo. Duerme.

Dentro de trece inviernos preguntaré:

¿Todavía duermes

o te has despertado?

¡Rita! Te amo, Rita,

te amo...

MAHMUD DARWISH




15 comentarios:

  1. tremendo escrito. gracias por compartirlo.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Soy leinad24
    perdona por no haberme pasado por tu blog, he estado de mudanza blogueril jeje, pero ya estoy aquí de nuevo. Besos

    ResponderEliminar
  3. Mucho muy apasionado... Gracias por compartirlo.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  4. poesia de la buena... Muy buena.

    beso
    Druida

    ResponderEliminar
  5. "Cuando crezcan violetas en las gorras de los soldados"... ¡¡¡tiene tela!!! Pues si no crecen, las sembraremos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Deja sin respiración al leerlo, hay corazones ciegos y doloridos por la Kalima, el corazón no es que sea frágil, es esclavo de sus miedos.

    Gracias por ponerlo.

    Besos
    Ashia

    ResponderEliminar
  7. Muy bueno tu escrito,deja una buena reflexion.Siempre paso , porque visitar a mis amigos y amigas me alimenta en letras y disfruto mucho de leerte, suman las imágenes, seguiré pasando siempre.

    PD: Ando siempre con tanto trabajo que voy de prisa y me olvido de felicitarte por tu blog, te digo está muy bonito, te felicito. Mucha Luz y hasta pronto

    ResponderEliminar
  8. Uff. _Se me han caído los palos del sombrajo. Emocionante. Un beso

    ResponderEliminar
  9. Que preciosidad, qué lindura...

    GREAT!

    ResponderEliminar
  10. Excelente texto.

    Gracias por compartir.

    Besos

    ResponderEliminar
  11. Un texto muy difícil de digerir por su contenido...puede hacerse de él varias lecturas...a cual más profunda....pero deja un sabor amargo en sus palabras. A veces, no son las cosas como queremos, sino como aparecen.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  12. Muchas gracias a todos...Me alegra que os haya gustado. A mi me pareció especialmente bonito.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  13. Estou sem palavras. Completamente abismada e... Eu sempre gostei da poesia arabe. Esta e linda e extraordinaria. Adorei e... Nao tenho palavras mesmo.

    ResponderEliminar
  14. Gracias por el descubrimiento, preciosa.

    Otro beso sincero (y sin cera, por supuesto).

    ResponderEliminar
  15. Sylvia y Juanjo, me alegra que os haya gustado. A mi me pareció maravillosa...

    Muchos besos sinceros a los dos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...