miércoles, 17 de febrero de 2010

Huyen las ideas.


Huyen las ideas, dejando la mente en blanco. Quisiera husmearlo todo como un sabueso para encontrar un hilo que me permita ir tirando. Al final de este viene la sorpresa, que debería ser continua y diaria, pero se hace remolona y cómoda.

Es emocionante no saber que irá destapando la hebra en su recorrido, y poco a poco las cosas se van acercando ante mis ojos asombrados. Sólo importan las sensaciones que el corazón recibe, el latido vivo de la intensidad. Quiero tener la seguridad de no estar muerta.

Sakkarah




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...