viernes, 5 de febrero de 2010

Las apariencias


Cuenta el sufi Mula Nasrudin que cierta vez asistió a una casa de baños pobremente vestido, y lo trataron de regular a mal y ya para salir dejó una moneda de oro de propina.

A la semana siguiente fue ricamente vestido y se desvivieron para atenderlo...y dejó una moneda de cobre, diciendo:

-Esta es la propina por el trato de la semana pasada y la de la semana pasada, por el trato de hoy.

Cuento Sufí



4 comentarios:

  1. mmm... interesante cuento, aunque yo no les dejo nada, por cabrones...
    pensaban que de pobre les había dado una moneda de oro de rico les daría más. Ains, hay cosas que no cambian

    ResponderEliminar
  2. tremenda reflexión. el verdadero valor de la vida, juega con los que viven de apariencias. excelente tema.
    abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Me encanta la imagen pintura que pusiste de ese derviche danzante.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Arte de sentir, es cierto que no se merecían nada.

    Si Reilth, es malo vivir de la apariencia...

    Myself, me alegra que te guste la imagen.

    Muchos besosa los tres.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...