martes, 23 de febrero de 2010

Se pasó la vida...


Se pasó la vida apilando palabras y frases. Cuando el rimero estaba ya muy elevado, decidió gastarlas conmigo. Yo , como si fuera una esponja, las absorbía haciéndolas recorrer mi piel. Empecé a inventar términos que pudieran describir mi sentimiento. En mi corto vocabulario, nunca terminaba de encontrar los adecuados; los que pudieran dar una idea de su grandeza. Es entonces cuando dejaba caer de su montón una frase completa: "Las palabras no sirven, son los hechos". Esta cita me hizo emprender nuevas búsquedas.

Me encontré husmeando cada rincón, levantando paños, y mirando debajo. No encontraba obras para poder traducir todos sus vocablos. Muchas cuestiones vinieron a mi mente: ¿sería el amor palabra, o sólo beso?. ¿Amor era una caricia?. Vagaba de un lado a otro con estas cábalas que me iban consumiendo, hasta que un candil alumbró mi corazón. No, no era amor tanta palabra. Sólo era un abultado arsenal de sonidos que se iba derruyendo como un castillo de naipes.

Viéndolas esparcidas por el suelo todas las letras que me soltó, me agaché, y con paciencia, fui componiendo una sola palabra con sentido: "Olvido"

Sakkarah




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...