domingo, 14 de febrero de 2010

Siempre digo...


Siempre digo que el tiempo es un invento del hombre, pero el caso es que a mí no me puede faltar el reloj de la muñeca. Me gustaría que el día tuviera el doble de horas. Quizá el hombre creó esta medida para poder organizarse. Es como si todo nos lo tuvieran que dar dentro de un orden. Si ahora nos dijeran que nos quedamos sin él...nos iba a costar mucho vivir. ¿Cómo haríamos para quedar con los amigos?. Cuando estuviéramos hablando con alguien muy pesado, de esos que no nos sueltan, y quisiéramos irnos, ¿Qué le diríamos? ¿Me voy que llego tarde? Y para ir a trabajar a la empresa, ¿siempre seríamos puntuales? El trabajo se tendría que pagar por cantidades desarrolladas de lo que sea, no por horas.

Por una cosa o por otra, siempre vivimos dentro de esquemas, nosotros mismos a lo largo de la vida, nos hemos ido acortando la libertad.

Si no existiera el tiempo, la primavera no empezaría el 21 de Marzo, lo haría cuando los brotes en las plantas, y demás detalles lo anunciaran. Sara Montiel no se podría quitar años...y mil cosas más.

Sakkarah




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...