domingo, 28 de febrero de 2010

Sucedió una vez...


Sucedió una vez...
Un susurro...
Un te amo...te amaré por siempre,
ella decía.

El la dijo, nada es eterno, sólo dos años.
Pero el amor, en el corazón de ella,
Alcanzaría esa eternidad.

Pasaron mas años y en la memoria de él
nada quedaba.
Solo latía un corazón, el de ella,
De memoria imborrable.

No fueron palabras, que fueron caricias
Huellas eternas en el alma de ella.
Y las cosas cambian. Él ya no era el mismo.

Anteriormente...

La belleza tenía su rostro, y la sonrisa.
Y ella podía sentir su ternura,
Soñaba que compartía su amor.

Y en la distancia, lo sentía cercano.
La libertad esperaba
que él tendiera su mano.

Un buen día,
Él perdió la memoria de ese amor.
Otro amor, otro sueño mas bello,
Le hizo olvidarla, pero no era culpable,
El corazón manda.

Ya no quería sus manos,
Pero le faltaba el valor para anunciarlo.
Ella aun soñaba un entrecortado sueño
Lleno de dudas.
A él no le salían las palabras para dejarla.

Y sucedió una vez, que el corazón de ella
Supo de cierto que él tenía otro plan
Quizás otro amor
Y no le sentía culpable.

Sakkarah




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...